Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MOTOCICLISMO

El «bendito problema» de Aspar

Jorge Martínez ‘Aspar’ ya sabe lo que es ganar un Mundial, dentro y fuera de la pista, corriendo y manejando su equipo desde el ‘muro’

Abrazo entre Sergio García Dols y Jorge Martínez Aspar, tras una victoria del burrianense. EL PERIÓDICO

Ni le pilla de sorpresa, ni desprevenido, ni con falta de medios... Ni siquiera le pillará: lo sabrá controlar, como casi todo en su larga y exitosa vida deportiva, tanto como piloto de las pequeñas categorías, como uno de los iconos del motociclismo español; como, por supuesto, propietario de una de las mejores escuderías del Mundial de motociclismo. Es más, Jorge Martínez Aspar va a cumplir los 60 años, así que nada le es nuevo.

Y ya antes de empezar el Mundial 2022, sabía que sus chicos estarían entre los cinco o seis candidatos al título mundial de Moto3. "Era evidente que, con Sergio García Dols e Izan Guevara, más el excelente material que nos ofrece GasGas, teníamos muchas posibilidades de acceder a los primeros puestos en cada carrera y, sí, claro, pelear por el título", asiente el valenciano.

Aspar está sereno. Comparece en Assen con García Dols (19 años), seis podios y tres victorias (Argentina, Portugal e Italia) como líder, con solo siete puntos de ventaja sobre Izan Guevara (17 años). El mallorquín llega como brillante segundo del campeonato después de seis cajones (cinco consecutivos), entre ellos también tres triunfos: Jerez, Barcelona y Alemania.

Libertad a los pilotos

Aspar no elogia a García y Guevara porque sean sus pilotos; los elogia, como hace todo el paddock, porque, junto al italiano Dennis Foggia (Honda), el tercer gran candidato al título, están haciendo una campaña espectacular. "Imagino que todos los jefes de equipo quisieran tener el bendito problema que tengo yo: sus dos pilotos peleando por el título hasta la última carrera. O eso esperamos todos".

Ni que decir tiene que Aspar, que atesora en su equipo 14 títulos mundiales y ya 140 victorias, lo único que quiere, persigue y promueve en el seno de su team, "es que exista compañerismo y buen rollo, lo que no significa falta de competitividad y competencia". Eso sí, quiere que "los pilotos se respeten como lo están haciendo desde que se juntaron, sabiendo, cómo no, que, lamentablemente, solo puede ganar uno". "Tienen libertad para decidir sobre su puesta a punto, neumáticos a montar en carrera y estrategia a emplear; aunque, evidentemente, siempre nos consultan a mí, a Gino [Borsoi, director deportivo de la escudería] y a sus ingenieros", matiza el valenciano.

Aspar lo tiene clarísimo: "Esa libertad va a seguir, como poco, hasta que falten dos o tres carreras". "Entonces miraremos la clasificación y decidiremos", avisa.

Ni García Dols ni Guevara quieren hablar de esas cosas. Ambos coinciden en que «no solo quedan aún muchas carreras», sino de que «nuestro trabajo es entrenar bien y correr mejor». "Es evidente que el eslógan de siempre, ese de que gane el mejor es el que debe imperar, pero estamos en la categoría donde pueden ganar 12 y donde, durante 25 vueltas, los roces, toques, ataques y defensas, a veces, ni siquiera legales, se producen dos o tres veces por vuelta", certifica Aspar. "Eso podría poner en peligro el título", señala también.

"Acabar tercero en el peor fin de semana del año, con mucha, mucha, diferencia, es algo que me debe de tener contento y satisfecho», dijo García Dols, tras terminar por detrás de su compañero Guevara y un resucitado Foggia en Alemania. "Cuando decimos he salvado los muebles", nos referimos a fines de semana como el de Sachsenring", manifestó el burrianense.

"Sigo con los pies en el suelo", subraya Guevara. "Sé que la gente dice que mis finales de temporadas han sido muy buenos en las categorías de promoción en las que he participado y, sí, ha sido así, pero esto es el campeonato del mundo, peor aún, es Moto3", asevera el mallorquín. 

Compartir el artículo

stats