Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

FÚTBOL BASE

Informe | El 'vía crucis' del campo de fútbol Gran Vía de Castelló

Agujeros, socavones, baches, alambres deshilachados, hierros e incluso trozos de moqueta arrancados de cuajo... esa es la precaria situación de dicha instalación municipal

El campo municipal Gran Vía de Castelló presenta un aspecto lamentable y peligroso para los jugadores de Tonín y Sporting. MANOLO NEBOT

Salvando las distancias, es lo más parecido a sortear un campo de minas. Así de claro y de crudo. Esta es la situación que viven diaria, semanal y mensualmente los miembros de los clubs de cantera del CD Tonín y el Sporting Castelló, ambos de la capital de la Plana, usuarios de las instalaciones municipales del campo de fútbol Gran Vía, el cual parece desde hace varios años más un terreno del tercer mundo que de una capital de provincia de un país que presume de estar a la vanguardia en este tipo de recintos.

Agujeros, socavones, baches, alambres deshilachados, hierros e incluso trozos de moqueta arrancados de cuajo... Ese es el aspecto del Gran Vía, un campo que acoge a más de 500 niños y niñas entra las licencias que reúnen Tonín y Sporting, cuyas directivas y respectivos padres se siente desamparados y totalmente alarmados.

Viene de lejos

El problema no es de este año. Los clubs usuarios de dicha instalación municipal llevan más de tres años denunciando dicha situación a las competencias municipales. Cierto es que el Patronat d’Esports siempre ha tratado con delicadeza dicho tema, preocupándose de la situación de un rectángulo de juego indigno, pero desde el ayuntamiento de Castelló, con el concejal de Deportes, Omar Braina, a la cabeza, no se ha sido capaz de aportar solución alguna al respecto.

11

Galería | Las impactantes imágenes de la precariedad del campo de fútbol Gran Vía de Castelló Ismael Mateu

Peligroso para la salud

La situación actual es tan grave que desde los clubs usuarios se teme por la salud de los jóvenes jugadores de ambos clubs afectados, ya que la irregularidad del piso y sus agujeros pueden provocar desde simples rasguños, a torceduras de tobillos e incluso, en el peor de los casos, producirse alguna lesión grave o bien en el tobillo o en los ligamentos de la rodilla.

Y ya no solo se teme por los propios jugadores de Tonín o Sporting Castelló, sino también por los futbolistas rivales, así como la mala imagen que genera este recinto tercermundista a vistas de cualquiera que lo visite.

Reforma en el horizonte

Desde el Patronat d’Esports se ha confirmado a dichas entidades que la reforma y adecuación del campo de fútbol Gran Vía, años reivindicada, ya está aprobada y en su última fase, en licitación, a la espera de que sea adjudicada la empresa encargada de dicha obra.

Según fuentes municipales, todo está previsto para que a finales de este año 2022 puedan acometerse dichas reformas, con lo que se pondría fin a una situación precaria que se ha ido dejando y postergando en el tiempo sin ofrecer solución alguna al respecto.

Mientras tanto, los niños y niñas que cada tarde acuden con ilusión a practicar su deporte favorito seguirán no solo intentando controlar el balón, sino que también tendrán que seguir sorteando los agujeros y socavones de dicho recinto como si se trataran de conos en cualquiera de los ejercicios de domino del balón. Tan triste pero cierto, a la espera de la tan necesaria y anhelada reforma.

Compartir el artículo

stats