El Consejo de ministros de Economía y Finanzas de la UE (Ecofin) amonestó ayer a Francia por el déficit excesivo de sus finanzas públicas en el 2002 y aprobó unas recomendaciones para lo rebaje antes del 2005, pero no le exigió un compromiso de reducción como a Alemania y Portugal.

Francia tiene abierto un procedimiento por déficit excesivo, pues en el 2002 el desequilibrio de sus finanzas se situó en el 3,1% del PIB, una décima por encima del techo fijado por la UE. El Ecofin aprobó las medidas con el voto en contra de Holanda y Dinamarca, que consideran que Francia recibe trato de favor.