EL CONSEJO de Ministros de Economía y Finanzas de la UE tan solo impuso una serie de cambios en la recomendación original de la Comisión Europea, mucho más crítica. El Gobierno español logró que se suprimiera la referencia a que las previsiones de inflación para el 2004 pecaban de optimismo. E. O.