El Estado registró en los 11 primeros meses del año un superávit en términos de Contabilidad Nacional de 1.982 millones de euros, el 0,25% del PIB, frente a los 5.108 millones del mismo periodo del año anterior. Si se descuenta la asunción de la deuda histórica de Renfe, de 3.659 millones, el Estado habría obtenido un superávit de 5.641 millones, un 10,4% superior al del 2003, según explicó ayer el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ángel Fernández Ordóñez.

En términos de caja, que computa los ingresos y pagos cuando se efectúan y no cuando se comprometen como hace Contabilidad Nacional, el Estado registró un superávit hasta noviembre de 3.223 millones de euros, frente al déficit de 902 millones del 2003. Los ingresos crecen el 8,2% y los pagos, el 0,7%.

A la vista de estos datos, Fernández Ordóñez señaló que las cuentas del Estado del 2004 cerrarán con un déficit inferior al previsto (1,8% del PIB). La recaudación del IVA y del Impuesto de Sociedades crecen el 10,7% y el 21,4%. Por otro lado, los gastos financieros bajan el 15,3%, por la reducción de tipos de interés y los de inversión han caído al 8,6%. Este dato es habitual en el primer año de legislatura, según Fernández Ordóñez, quien admitió que la inversión en carreteras acabará el año algo por debajo del 2003.