El precio de las casas nuevas y usadas subió un 15,7% en los últimos 12 meses, lo que supuso una diferencia de 1,7 puntos frente al incremento del 17,4% publicado por el Ministerio de la Vivienda en diciembre pasado. Esta diferencia indujo ayer a la responsable del departamento, María Antonia Trujillo, a considerar, en el Senado, que existen síntomas de desaceleración en la imparable escalada de precios de los inmuebles.

El Ministerio de Vivienda reconoció que ha cambiado la base estadística del 2000, pero los técnicos aclararon que las series son homogéneas y comparables con los datos anteriores lo que revela estadísticamente "la moderación" en el coste de adquisición de las casas. Sumando los incrementos de la vivienda libre y de la protegida (7,2%), la subida media de la vivienda en España se situó en el 15,5%.

Por segmentos, las casas nuevas subieron un 15,5%, mientras que las de segunda mano se incrementaron el 15,9% de media en el país. El precio del metro cuadrado de una vivienda de reciente construcción se quedó en 1.653,3 euros mientras que otra con más de dos años de antigüedad se pagó a 1.698,6 euros.

Las comunidades autónomas que experimentaron un mayor alza de precios fueron Castilla-La Mancha (23,5%), Valencia (18,3%), Andalucía (17,9%) y Murcia (17%). Por el contrario, Ceuta y Melilla, Canarias, Asturias y Cantabria apenas si superaron crecimientos del 11%.

CASOS EXTREMOS Hay casos como el de Sevilla, donde la vivienda ha iniciado el año con subidas del 26,3%. Córdoba, Toledo, Cádiz, Cuenca o Valencia superaron incrementos del 21%, según las cifras del Gobierno.

El ministerio también facilitó ayer datos sobre las viviendas protegidas (VPO). En el 2004 se terminaron 55.662, el 22,6% más que el año anterior.

Trujillo no ha cumplido en parte la promesa realizada el año pasado de cambiar el sistema estadístico que utiliza el ministerio. En aquel momento se quejó de que los datos que hasta entonces aportaba su departamento se basaban únicamente en la información facilitada por las sociedades de tasación vinculadas a entidades financieras y explicó que pretendía incluir otras fuentes "fiables" como los colegios de notarios o los de registradores de la propiedad.

ABANICO MÁS AMPLIO Aunque el informe del primer trimestre del 2005 se ha seguido elaborando con los datos facilitados por las sociedades de tasación, el ministerio ha ampliado el abanico mediante un contrato con la Asociación Profesional de Sociedades de Valoración (ATASA) que agrupa al 85% del mercado.

Este acuerdo con ATASA le costará a Vivienda 90.000 euros pero, gracias a él, ha podido ampliar la encuesta a 860.000 tasaciones, incluir 10 variables y procesar casi 9 millones de datos.

El director general de Arquitectura y Política de Vivienda, Rafael Pacheco, y el subdirector general de Estudios y Estadísticas, Félix Alonso, aseguraron que la nueva estadística no cambia la metodología sino que aumenta el número de datos, mejora la información y hace estos informes "más fiables y más cercanos a la realidad".

MEDIDA "TRANSITORIA" Trujillo aprovechó su visita al Senado para matizar su propuesta de construir pisos protegidos de 30 metros cuadrados. La ministra aseguró que puede ser "una solución más" para colectivos específicos de la sociedad, aunque quiso aclarar que "no toda la vivienda protegida para jóvenes tiene que ser de pequeño tamaño" y que la de los minipisos sería, en cualquier caso, una alternativa "transitoria".