La Comisión Europea elevó ayer la previsión de crecimiento económico de España para este año al 3,5%, lo que supone 0,4 puntos más que lo pronosticado en mayo. El Ejecutivo comunitario también incrementó en la misma medida las previsiones de crecimiento de la zona euro (2,5%) y de la UE (2,7%). El comisario de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, instó al Gobierno a aprovechar la buena coyuntura para realizar reformas económicas que aumenten la productividad y fomenten el uso de las tecnologías.

La inflación española, que se situará en el 3,9% este año (0,3 puntos más de lo previsto en mayo y 1,6 puntos por encima de la media de la zona euro), representa un "problema", advirtió Almunia.