es el capital sobre activos ponderados por riesgos que tendrán que tener las cantidadesuna vez revaluada la deuda

La recapitalización forzosa de la banca es el asunto más avanzado. En la cumbre del pasado fin de semana, los líderes europeos pactaron que los grandes bancos tendrán que poner la deuda soberana que tienen en sus balances en las carteras a vencimiento al precio del mercado (en el caso español, supondría una depreciación del 2%). Tras reevaluar la deuda, se les exigirá un capital de máxima calidad del 9%, frente al 5% de las pruebas de resistencia del pasado verano. La medida les obligará a captar unos 108.000 millones de euros. Si, como el Gobierno ha dado por seguro, los bancos españoles afectados (Santander, BBVA, Bankia, CaixaBank y Popular) pueden contabilizar sus títulos convertibles en acciones como capital, solo precisarían algo más de 5.000 millones. El acuerdo está condicionado a que salgan adelante los demás.