La subida salarial del 0,5% para el 2012 será, a partir de ahora, la referencia para los negociadores de los 6.000 convenios colectivos que existen en España. Pero solo eso, puesto que el incremento de los sueldos va por barrios y depende de los negociadores.

En adelante, los aumentos de hasta el 7,2% pactados en el metal de Barcelona en el 2011, la garantía de la inflación real de Seat o el 1% pactado en la construcción serán un lujo.

Recomendación

En los meses siguientes, los sindicatos y la patronal tendrán que convencer a sus gremios y organizaciones sectoriales y territoriales de que apliquen su recomendación. Por ahora, la distancia con el alza media pactada en los convenios (2,48%) es muy abultada. La reacción sobre el terreno al acuerdo fue positiva aunque con reservas. "Es una noticia muy buena, aunque se queda corto. Lástima que lo que han acordado ahora ya se veía como imprescindible hace dos años", afirma Xavier Torra, director general de la multinacional catalana Simon. Este fabricante de material eléctrico no se ha librado de los recortes de empleo, aunque compensa las pérdidas en España con los beneficios en el extranjero. Sin embargo, Torra advierte de que "lo que ha quedado pendiente lo tendrá que hacer otro más tarde, y todo eso es tiempo perdido". "No sé si ha sido por miedo o por actuar solo reactivamente", añade. El veterano dirigente de UGT en Seat Matías Carnero destaca que el convenio que acaban de firmar "estará por encima de la recomendación general para toda España y con garantías para el empleo de la plantilla".

A su juicio, "la moderación que incluye el acuerdo puede ser útil para reducir costes pero es dudoso que cree empleo". Respecto a la flexibilidad de jornada, defiende que en Seat ha sido útil desde que se empezó a aplicar en el 2003.