La Comisión Europea advirtió ayer al Gobierno de Mariano Rajoy que el actual fondo de rescate y el nuevo Mecanismo Europeo de Estabilidad, que entrará en vigor en julio, "no permiten" una ayuda financiera directa a los bancos que necesiten recapitalizarse, como aspiraban infundadamente los dirigentes españoles que parecen desconocer el texto de los tratados que suscriben.

El predecible jarro de agua fría de la Comisión Europea y el claro desmarque del Banco Central Europeo (BCE) de los planes de ingeniería financiera gubernamentales para reflotar Bankia a través de préstamos de la autoridad monetaria dejaron la recapitalización de la cuarta entidad financiera española a la deriva, cuando los mercados reclaman precisamente todo lo contrario: que se despejen las incertidumbres.

OPCIÓN IMPOSIBLE "Esta claro que no son posibles las inyecciones directas a los bancos con las disposiciones legales del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera el actual mecanismo temporal", subrayó el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn. "Esa posibilidad no está prevista tampoco en el tratado del Mecanismo Europeo de Estabilidad. Por tanto, la recapitalización directa no es una opción disponible", insistió Rehn, des-