Otro síntoma de la desconfianza de los inversores internacionales en la economía española: la salida neta de capitales del país (sin contar con las operaciones del Banco de España) alcanzó los 97.090,9 millones de euros en los tres primeros meses del año como consecuencia de la huida de inversiones en cartera, préstamos y depósitos, según los datos publicados este jueves por el Banco de España.

En el mismo periodo del 2011 el saldo fue positivo y se acumuló una entrada neta de capital de 20.887,1 millones, de acuerdo con los datos de la balanza de pagos. Las inversiones en préstamos, depósitos y repos (operaciones con pacto de recompra) acumularon salidas netas por valor de 75.762,1 millones, lo que supone multiplicar por 65 el importe huido un año antes (1.158,8 millones). Marzo ha sido el peor mes para la balanza de pagos, ya que las alidas ascendieron a 66.200 millones de euros, una cifra récord, que representa más del 80% de las salidas que se han producido en el trimestre.

Las inversiones de cartera generaron salidas netas por valor de 34.385,2 millones, frente a las entradas netas de 22.817,6 millones en el mismo período de 2011. Frente a las fugas de capital, las inversiones directas originaron en los tres primeros meses del año entradas netas de 7.940,1 millones, cuando un año antes salían 3.520,3 millones.

También los derivados financieros originaron entradas netas por valor de 5.116,3 millones, casi el doble de lo registrado en el mismo periodo del 2011.