La dirección de Piaggio en España y el comité de empresa han llegado a un principio de acuerdo sobre las condiciones en que se producirá el cierre, aunque probablemente se retrasará más allá de julio, o el traspaso de la fábrica de Derbi de Martorelles. El preacuerdo prevé tanto la posibilidad inicial de que Piaggio cumpla con el anuncio de cierre así como una posible cesión de la planta y una parte de la plantilla a un comprador para el que se perfila el grupo suizo Giba.

Las indemnizaciones por despido son diferetentes en cada supuesto. En caso de cierre, los empleados cobrarán 45 días de sueldo por año de trabajao más una cantidad lineal de 5.000 euros. Si hay un acuerdo para reconvertir la actividad, los trabajadores que asuma la nueva empresa percibirán 40 días.

Fuentes sindicales han destacado que el pacto evita la aplicación de la reforma laboral a la plantilla, que hacía más de un mes que secundaba una huelga indefinida. Está previsto que en las próximas horas se produzca la firma del principio de acuerdo, en el que ha mediado el director general de Relacions Laborals, Ramon Bonastre.