La huelga general del 14-N no hubiese pasado de ser un incidente en el recorrido de la campaña de CiU si a unos Mossos d'Esquadra de Tarragona no se les hubiese ido la porra de las manos. La imagen del chaval con la cara ensangrentada por culpa del golpe propiciado por un agente ha llegado a las páginas de la prensa extranjera y también la ensaña con la que otro policía apalea a una chica también a las puertas de El Corte Inglés tarraconense han trastocado la campaña catalana. En resumen, que se ha abierto un expediente informativo para ver si los agentes se excedieron y hasta que no haya concluido no se decidirá si se les aparta del servicio o si alguien asume responsabilidades. Sea lo que sea, el Gobierno catalán calcula que la investigación durará por lo menos un mes.