Los sindicatos CCOO y UGT reclamarán a la patronal, en las manifestaciones convocadas el 1 de Mayo, que se siente y cierre cuanto antes un pacto salarial para el 2017, mientras amenazan con una mayor conflictividad laboral y con concentrar sus esfuerzos en cada convenio sectorial.

Bajo el lema No hay excusas. A la calle, los sindicatos han convocado 73 manifestaciones en todas las capitales de provincia y ciudades importantes, reivindicando empleo estable, salarios justos, pensiones dignas y más protección social.

Así lo explicaron ayer en rueda de prensa los secretarios generales de CCOO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Pepe Álvarez, que encabezarán la manifestación de Madrid.

BLOQUEO DE LA NEGOCIACIÓN / Sus reivindicaciones se centran en la necesidad de que los salarios aumenten y reflejen los beneficios logrados por la mayoría de las empresas españolas, algo que la patronal dificulta, a su juicio, con la paralización de la negociación colectiva que debe consensuar un alza salarial para el 2017.

Asimismo, los sindicatos pedirán al Gobierno un plan de choque por el empleo, para lo que es indispensable la derogación de las dos últimas reformas laborales, «que permita la creación de empleo de calidad», pidió Toxo. «Hay que conseguir estabilidad y calidad del empleo», que es precario por el tipo y duración de los contratos, aseguraron ambos líderes, que pusieron el foco también en la lucha contra la desigualdad salarial de género.

Recuperar el Estatuto Básico del Empleado Público y mejorar la subida salarial (del 1%) para los funcionarios anunciada por el Gobierno para el 2017 son dos asuntos más indispensables para los sindicatos.

Álvarez y Toxo criticaron que el Parlamento (PP y Ciudadanos) haya vetado su comparecencia en la Comisión de Presupuestos para analizar las cuentas presentadas por el Gobierno, que a su juicio necesitan una reforma fiscal integral para mejorar ingresos y repartir mejor los esfuerzos.