El Santander ha empezado con fuerza el año. El banco ganó 1.867 millones entre enero y marzo, el 14,3% más que en el primer trimestre del 2016 y por encima de los 1.722 millones (5% más) que esperaba el mercado, que pese a ello solo le ha premiado con un alza del 0,17% en bolsa. La mejora del negocio gracias a la recuperación económica y a un tipo de cambio más favorable en varios países donde opera explican el alza del beneficio, que sin este último efecto hubiera mejorado el 10%.

Su filial de Brasil, el país que más ganancias le aporta y que ha salido de la recesión, ganó el 77% más, hasta los 634 millones, aunque parte se debe al efecto de las divisas (sin ello, sería el 38% más). En el Reino Unido, en cambio, obtuvo 416 millones, el 8% menos, por la bajada de la libra (sin ello, el 3% más).

Pero se vio compensado por la buena evolución de España (356 millones, un 20% más) y la unidad de crédito al consumo (314 millones, 25% más), además de la del resto de sus mercados principales salvo Polonia.

La expectativa de que los tipos de interés no bajen más también ha beneficiado al banco. El consejero delegado, José Antonio Álvarez, aseguró ayer que los ingresos (747 millones, el 8,9% menos) y el crédito (1,2% menos) en España han tocado suelo y seguirán «planos» el resto del año. El euríbor, explicó, se ha estabilizado en torno al -0,1%, va a comenzar a subir (con lo que las cuotas hipotecarias se encarecerán) y a finales de año o principios del próximo se colocará en positivo.

Paralelamente, las provisiones para asumir pérdidas, cuya bajada explica parte de la mejora, van a caer «un poco más» y la cuenta 1|2|3 sigue ganando clientes (127.000 en el trimestre, hasta superar los 2,1 millones) pese a subir sus comisiones durante el mes de febrero.