El Ayuntamiento de Moncofa tiene como objetivo prioritario para este año ayudar a los autónomos y pequeños empresarios del pueblo a mantener activos sus negocios y a garantizar todos los puestos de trabajo que están en peligro por culpa de la crisis del coronavirus. Por eso, una vez que lo más grave de la pandemia sanitaria pase, centrará sus esfuerzos en generar actividades que permitan recuperar la mayor normalidad posible, pero cumpliendo en todo momento las normas y medidas de seguridad que se establezcan.

Wences Alós Valls, alcalde de Moncofa, tiene muy claro que "es fundamental que todos recuperemos la normalidad, en la medida en la que lo vayan permitiendo las circunstancias. Y con ese objetivo ya planteamos para 2021 unos presupuestos que se centrasen en garantizar la seguridad sanitaria en el municipio, pero dejando un margen de actuación para impulsar iniciativas de ocio, actividades públicas y ayudas directas a los autónomos y pequeños empresarios, que son los principales protagonistas de la recuperación del empleo una vez que podamos superar esta crisis". 

Seguridad

No obstante, Alós fija el límite de estas iniciativas y actividades en las medidas de seguridad sanitaria que se establezcan en cada momento. "Los vecinos y visitantes van a tener que seguir participando de la vida pública con mucha responsabilidad. Aunque, en este sentido, nuestros vecinos han demostrado tener una actitud modélica, que ha permitido que Moncofa haya podido superar estos 14 meses de crisis sanitaria con menos contagios y problemas que muchos pueblos de nuestro entorno. El Ayuntamiento ha ayudado a repartir material de seguridad sanitaria y hemos multiplicado los trabajos de limpieza y desinfección, pero el mérito de no haber tenido brotes graves ha sido de los vecinos". 

Ahora, Moncofa confía en entrar en la nueva normalidad de la mano de la moderación. Por eso, lejos de centrarse solo en garantizar la seguridad ante esta situación de emergencia sanitaria también está enfocando sus esfuerzos en ayudar a los autónomos y a los pequeños empresarios a mantener tanto sus negocios como los empleos que generan en el pueblo. El equipo de gobierno ha instado a la Generalitat a que elabore un protocolo para autorizar festejos de bous al carrer.