Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuotas de los créditos

La inflación encarecerá las hipotecas más rápido de lo previsto

El mercado prevé ahora que el euribor entre en positivo en 2024 cuando a principios de año lo esperaba en 2027 - Los analistas descuentan que el BCE tendrá que endurecer su política antes de lo augurado para contener el IPC

Anuncio de hipotecas en una entidad bancaria.

La escalada de la inflación está pasando ya factura a los bolsillos de las familias a la hora de hacer la compra, pagar la luz y contratar servicios. Pero en breve también va a empezar a encarecer las cuotas de sus hipotecas por primera vez en 15 meses y lo va a hacer notablemente más rápido de lo previsto hasta ahora, incluso hasta hace apenas un mes y medio. Así se desprende de la previsión de evolución del euribor que el mercado maneja actualmente y que incluye que el índice de referencia para la mayoría de esos créditos suba de forma más pronunciada hasta entrar en positivo en julio de 2024 por primera vez desde febrero de 2016, cuando a finales de agosto se preveía para el otoño de 2025, a principios de año se esperaba para finales de 2027 y en otoño del pasado ejercicio se auguraba para 2031.

Los inversores tratan siempre de anticipar el comportamiento futuro del mercado para maximizar sus ganancias, con lo que su previsión sobre el euribor está sujeta a variaciones constantes, ya que depende de que las variables económicas, y en consecuencia la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE), evolucionen como esperan. En cualquier caso, desde finales del año pasado todas las revisiones han sido al alza porque la pandemia ha impactado en la actividad económica menos de lo que se temía en el peor momento de la crisis gracias a la vacunación, a lo que se ha sumado ahora el fantasma de una inflación alta más persistente de lo que se calculaba. 

La razón de que el mercado espere una subida del euribor más rápida que hace un mes estriba, así, en que el fuerte repunte del IPC en las economías avanzadas ha alentado una creciente expectativa de que los bancos centrales se vean obligados a endurecer su política monetaria antes de lo previsto -y de lo que ellos mismos quisieran- para contener la subida de los precios y evitar así que la recuperación descarrile. El BCE sigue insistiendo en que se trata de un fenómeno inflacionario transitorio debido a la reapertura de la economía, pero muchos analistas no lo comparten y el Fondo Monetario Internacional (FMI) acaba de advertir a las autoridades monetarias del mundo de que "deben estar preparadas para actuar con rapidez si los riegos se materializan".

Financiación más cara

No se trata, con todo, de que el BCE vaya a subir los tipos oficiales pronto. Su presidenta, Christine Lagarde, dio a entender recientemente que el primer encarecimiento del precio del dinero desde julio de 2011 podría demorarse hasta 2024 o incluso 2025. Sin embargo, el banco central del euro tiene una reunión clave en diciembre en la que se espera que decida el ritmo en que reducirá sus multimillonarias compras de deuda pública y privada. Dichas adquisiciones recortan las diferencias entre las primas de riesgo de los países (riesgo de impago a ojos del mercado), lo que a su vez reduce el coste de obtener financiación y, por tanto, empuja la inflación hacia arriba al incentivar el endeudamiento y la demanda. La expectativa de que esas compras se reduzcan más rápido de lo previsto explica el alza de las previsiones sobre el euribor.

Las cuotas hipotecarias, así, comenzarán a subir previsiblemente en noviembre y, aunque lo harán de forma moderada, se encarecerán al ritmo más rápido esperado desde que estalló la pandemia. Si se cumplen los actuales augurios del mercado, así, el índice subirá 0,6 puntos porcentuales hasta diciembre de 2024, frente a los 0,34 puntos que se esperaban al cierre de agosto. El euribor será de media 0,13 puntos porcentuales mayor el año que viene que en 2021, 0,17 puntos en 2023 respecto a 2022, y otros 0,17 puntos en 2024 frente a 2023. En agosto, en cambio, la expectativa era de 0,07, 0,1 y 0,11 puntos. Así expresado puede no parecer mucho, pero es una diferencia al alza del 85%, el 70% y el 54%, lo que tiene una traducción muy real en los euros que deberán desembolsar los hogares.

Los créditos se actualizan en función de cómo está el euribor en el mes determinado en que toca revisar el préstamo respecto a su nivel de doce meses antes: la cuota sube si el valor presente es más alto que el pasado y viceversa. Para una hipoteca de 150.000 euros a 30 años y con un diferencial sobre el euribor del 0,99%, el alza prevista del índice supone que el pago mensual subirá de 443 euros este año a 458 euros el próximo, 469 euros en 2023 y 481 euros en 2024. Es decir, que dicha familia pagaría 180 euros más a lo largo de 2022, 132 euros más en 2023 y 144 euros más en 2024, con lo que en ese último año la hipoteca le costaría 456 euros anuales más que en 2021.

Hay simuladores como el de la Asociación Hipotecaria que permiten personalizar el cálculo. En el buscador siguiente se pueden consultar los datos mensuales previstos por el mercado hasta 2024 para poder realizar dicha estimación de las cuotas que habrá que pagar.

Las previsiones del mercado de euribor medio anual (-0,48% en 2021, -0,34% en 2022, -0,17% en 2023 y 0,0001% en 2024) están en línea con las de servicios de estudios como el de CaixaBank (-0,46%, -0,35% y -0,27%) y Bankinter (-0,45%, -0,32% y -0,18%).

Con todo, el consejero delegado de la entidad de origen catalán, Gonzalo Gortázar, puso en duda recientemente que el euribor vaya a entrar en positivo en 2024: "Es la primera vez que lo veo en mucho tiempo; yo, personalmente, tengo mis dudas, hay muchos nubarrones". Todo dependerá, efectivamente, del margen de actuación que la inflación conceda a los bancos centrales.

Compartir el artículo

stats