Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Transportes

La ausencia del AVE directo lastra los usuarios del tren de Vigo a Ourense

Imagen de fondo: cola en la estación de tren de Urzáiz.

Uno de los argumentos más repetidos contra la construcción de una línea de Alta Velocidad entre Vigo y Ourense es que la conexión no sería rentable en cuanto a cifras de viajeros. Pero estas estimaciones sobre el tráfico futuro siempre olvidan un factor clave: la demanda generada. Empresarios, políticos y usuarios destacan que cuando se han ofrecido unos servicios competitivos en tiempo y frecuencias, el público respondió. Y la prueba de ello está la línea “melliza” de la variante de Cerdedo que une Ourense con Santiago y A Coruña.

La vía cumplió el pasado día 11 diez años en servicio, tiempo en el que los trenes de Media Distancia que circulan por ella han desplazado a más de cinco millones de personas. Porque además de reducir los tiempos de conexión con Madrid y el resto de España, los 3.300 millones de euros invertidos en ella también vertebraron Galicia.

Después de décadas perdiendo competitividad, los usuarios han regresado al ferrocarril gracias a las mejoras de las nuevas líneas preparadas para la llegada del AVE. Los 150 kilómetros inaugurados en 2011 impulsaron la relación de las tres ciudades, triplicando sus usuarios en siete años.

Cinco millones de personas emplearon la “hermana” de Cerdedo desde 2011

decoration

Estos nuevos servicios de Media Distancia hace que las comparaciones sean odiosas con aquellas líneas que suman décadas sin mejoras. La puesta en marcha del Eje Atlántico en 2015 duplicó la relación entre Vigo y Santiago con más de 350.000 viajeros en 2019, cifra ligeramente superior a la de la ciudad olívica con Pontevedra. Mientras, tanto el tráfico entre la terminal de Guixar y Ourense se quedó en 21.000 usuarios; una cifra que sufre un ligero retroceso año a año.

Los Avant –el AVE de media distancia– unieron como nunca antes a la ciudad de las burgas con la segunda y la quinta ciudad de Galicia: 200.000 viajeros hacia A Coruña y 300.000 a Santiago.

Históricamente, la relación entre las dos grandes urbes del sur de la comunidad a nivel económico y social ha sido mayor que con las del norte. Y aunque el elevado precio de los peajes en la AP-9 o la AP-53 ha influido en el aumento del tren contra la carretera, la entrada en vigor del pago en autovías podría romper esta diferencia.

Durante la próxima década la línea impulsada por José Cuiña y Álvarez Cascos verá a los trenes Avril alcanzar los 300 km/h e incluso podría migrar a ancho internacional, permitiendo la entrada de nuevos competidores privados a Renfe. Mientras, la decimonónica vía del Miño sufrirá algunas obras orientadas al tráfico de mercancías e incluso se baraja el desvío de los regionales actuales por Santiago como ya ha sucedido con los Alvia.

La red ferroviaria gallega en cifras

Líneas de tren

Ortigueira

Nueva línea de alta velocidad

Ribadeo

Ferrol

A Coruña

Betanzos

Lugo

Santiago de

Compostela

Monforte de Lemos

Pontevedra

Ourense

Vigo

Tui

Ortigueira

Líneas de tren

Nueva línea de alta velocidad

Ribadeo

Ferrol

A Coruña

Betanzos

Lugo

Santiago de

Compostela

Monforte de Lemos

Pontevedra

Ourense

Vigo

Tui

Ortigueira

Líneas de tren

Nueva línea de alta velocidad

Ribadeo

Ferrol

A Coruña

Betanzos

Lugo

Santiago de

Compostela

Monforte de Lemos

Pontevedra

Ourense

Vigo

Tui

A partir del 21 de diciembre circularán hasta 103 trenes semanales entre las tres ciudades y algunos servirán de enlace para los AVE que lleguen solamente hasta Empalme. También el Eje Atlántico verá aumentadas sus frecuencias con dos nuevos trenes. En el extremo opuesto, corredores como el de Monforte y Lugo o Ferrol, que solamente tiene un tren directo con A Coruña. Entre Vigo y Ourense serán 80 los trenes semanales en ambos sentidos, aunque solamente un tercio de ellos como servicio regional.

La diferencia en la explotación comercial se basa en la infraestructura: mientras que entre A Coruña y Ourense emplea 68 minutos para 150 kilómetros, la línea del Miño inaugurada en 1885 aumenta el tiempo hasta los 140 minutos para una distancia aún menor. Se estima que la Salida Sur acorte la distancia en veinte minutos, mientras que Cerdedo lo dejaría en menos de cuarenta.

Peinador remonta 42.000 viajeros

Donde las cifras de usuarios continúan en ascenso aunque sin alcanzar los niveles de 2019 es en Peinador. El aeropuerto vigués registró en el mes de noviembre 57.298 viajeros, mejorando notablemente los 15.203 del año anterior. El acumulado de 2021 roza el medio millón de usuarios, lo que supone un 50% menos que antes de la pandemia y unas cifras inauditas desde finales de los años 90.

Si bien este mes es uno de los más complicados para la aviación, en los últimos años se habían registrado cifras superiores a los 80.000 usuarios.

Compartir el artículo

stats