Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sector naval

El naval chino enseña los dientes

Bota el primer crucero construido íntegramente en un astillero local y supera a Corea del Sur como líder mundial en 2021

Ceremonia de botadura en el astillero Shanghai Waigaoqiao Shipbuilding.

Hubo un tiempo en el que la industria europea de construcción naval entregaba quimiqueros, petroleros o portacontenedores. Unos pedidos que, poco a poco, fueron escorando a Asia, que acostumbra a dar noticias de contratos milmillonarios con encargos de diez o veinte mercantes por naviera. Con crisis o sin ella. El traspaso paulatino de esta actividad a China o Corea del Sur –fortísimamente subvencionada– forzó a los astilleros europeos a incrementar sus esfuerzos en una mayor especialización y en barcos de mayor valor añadido.

De España a Países Bajos, y de Alemania a Italia, las gradas se han nutrido de referencias en barcos de investigación, transporte privado, pesqueros de última generación y, sobre todo, cruceros. Pero el imponente conglomerado China State Shipbuilding Corporation (CSSC), de capital público, está decidido a succionar ese último nicho de mercado. El 21 de diciembre el astillero Shanghai Waigaoqiao Shipbuilding botó el primer crucero construido íntegramente en el gigante asiático; se trata de un buque de más de 320 metros de eslora para el grupo Carnival, que ha creado con el holding naval CSSC una filial para futuras construcciones.

“Estamos comprometidos para convertir a CSSC Carnival en una compañía de cruceros con bandera china de éxito”

Arnold Donald - Director ejecutivo de Carnival Corporation

decoration

Esta compañía británico-estadounidense (explota marcas como AIDA, Costa Cruceros o P&O) es una de las que solicitó ingentes fondos públicos para digerir el parón de la pandemia. No solo a Reino Unido, sino que también se benefició del despliegue extraordinario de medios del Gobierno de Angela Merkel. Esta joint-venture entre Carnival y CSSC explotará, en China, las marcas Costa Atlántica y Costa Mediterránea. El crucero recién botado tendrá un hermano a partir de 2024; el acuerdo entre ambas partes incluye la posibilidad de acometer otras cuatro construcciones similares a medio plazo.

Pero la de este crucero de Shanghai Waigaoqiao Shipbuilding no es una excepción. El mismo astillero firmó, el pasado verano, un acuerdo con RINA para la clasificación del que será el mayor buque de pasajeros jamás construido en China, de 341 metros de eslora. “La industria de la construcción naval china ha sido número uno en el mundo durante algún tiempo, pero se ha centrado históricamente en los buques mercantes y de carga”, destacó de Asia Marine de RINA, Mario Moretti. Este buque se entregará en 2025.

Liderazgo

Al margen de la incipiente actividad de sus astilleros en el mercado de cruceros, China cerró 2021 con el mayor volumen de pedidos del mundo, por encima de Corea del Sur. Según los datos de la consultora Clarkson, principal referencia en esta industria, el volumen global de pedidos fue de 45,73 millones de toneladas brutas compensadas (CGT), de las cuales Corea del Sur recibió 17,35 millones de CGT, lo que representa el 38%, solo superado por los 22,8 millones de CGT de China. Los analistas atribuyeron este sorpasso a la enorme demanda de portacontenedores, adjudicados principalmente a astilleros de este país.

El Gobierno anima a usar las ayudas

El delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, animó ayer a los astilleros y empresas gallegas a optar a la nueva línea de ayudas del sector naval que ha aprobado el Gobierno por 20 millones de euros anuales. Según informó en un comunicado, estas subvenciones supondrán un “importante respaldo a un sector que es clave en la recuperación de la economía y, en particular, de la gallega”. Esta línea se dirige a financiar proyectos de investigación, desarrollo e innovación que potencien la capacidad competitiva del sector de la construcción naval.

Compartir el artículo

stats