Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lopesan toma, a través de IFA, el control del Grupo Santana Cazorla

Manuel Santana vende el 50% de la compañía y escribe el capítulo final del enfrentamiento que han mantenido durante años los dos ‘holdings’ turísticos

Vista general del complejo de Anfi del Mar.

La compañía turística IFA ha pescado en la guerra fratricida que desde hace años protagonizan los hermanos Manuel y Santiago Santana Cazorla, y prácticamente ha puesto el punto y final a la batalla por el liderazgo en el sector alojativo de Gran Canaria que durante años mantuvieron Lopesan –con presencia mayoritaria en IFA– y Grupo Santana Cazorla. Manuel se ha desprendido del 50% que controlaba en el holding familiar, lo que abre la puerta a Lopesan para controlar activos como Anfi del Mar y ver cómo se acerca la ejecución de sus planes de expansión en el barranco de Tauro.

"Nos interesan los activos turísticos", señaló ayer el presidente de IFA, Santiago de Armas, que confirmó el cierre de la operación adelantada la víspera del Día de Reyes por Canarias Ahora (eldiario.es). Más de cinco años después de que el propio De Armas rubricara la compra a los herederos del noruego Björn Lyng de la mitad de Anfi del Mar y Anfi Tauro por 41,2 millones de euros, llega el golpe definitivo para sacar del mapa empresarial a Santana Cazorla.

La batalla entre los hermanos Santana Cazorla ha sido determinante para cerrar la operación

decoration

La rivalidad entre Lopesan y Santana Cazorla es un episodio que ocupará espacio en el relato de la historia turística canaria, si bien es cierto que la balanza llevaba tiempo decantada hacia el lado de los primeros. Mientras Francisco López, consejero delegado de Lopesan, clamaba por la imposibilidad de construir más hoteles en la Isla e inauguraba un lujoso resort en Punta Cana (República Dominicana), los Santana Cazorla se ahogaban en una deuda financiera creciente.

Al mismo tiempo aumentaban las diferencias entre los hermanos Manuel y Santiago. El resultado era la paralización del negocio, por lo que el Consejo de Vigilancia de IFA consignó un presupuesto de 50 millones de euros al efecto de hacerse con una mayoría que permitiera maniobrar en Anfi.

El desembolso realizado por IFA para hacerse con el 50% propiedad de Manuel Santana Cazorla no ha trascendido aunque fuentes cercanas aseguran que se situó muy por debajo del medio centenar de millones de euros dispuesto para tal fin. En cualquier caso, «se ha pagado una cantidad muy razonable y ajustada», según el presidente de IFA.

"La empresa no caminaba y tenían muchos problemas", explicó Santiago de Armas, que también reveló que las negociaciones entre las partes se llevaban produciendo desde hacía tiempo sin que hasta la fecha hubieran dado frutos. Aunque en el paquete societario adquirido se incluyen compañías de muy diversa naturaleza, "lo que tiene valor en el Grupo Santana Cazorla es Anfi", continuó el presidente de IFA Hotels.

Entre las empresas que en principio no interesan a Lopesan las hay en proceso de liquidación y una de las posibilidades es dejar caer todas aquellas que no están vinculadas de manera directa al negocio alojativo. Así, al menos se desprende de las palabras del presidente de IFA Hotels, que no ocultó que la aspiración es dedicarse a todas las que están en la "parte alta", es decir, que son capaces de generar un fuerte retorno de la inversión.

En 2016, IFA ya adquirió el 50% de Anfi a los herederos del empresario noruego Björn Lyng

decoration

De Armas se mostró seguro de que Grupo Santana Cazorla cuenta con «activos cuyo valor se sitúa muy por encima del pasivo» que arrastra la compañía. El propio negocio de la empresa es uno de esos capítulos que se colocan en la columna sana de la contabilidad.

Ragnar Lyng, hijo de Björn Lyng, calificó a «los gestores de IFA», cuando vendió al grupo alemán que controla Lopesan el 50% de Anfi del Mar en 2016, como "muy profesionales". Además, el heredero que formalizó la operación de compraventa consideró que IFA cuenta con «el músculo necesario para ir más lejos y continuar su desarrollo [el de Anfi] en términos de excelencia; si los clientes notan algo, será en sentido positivo». 

Ir más lejos era precisamente lo que no podía hacer De Armas al no contar con un control mayoritario que le permitiera ejecutar planes de expansión del negocio. Anfi del Mar cuenta con 869 apartamentos de alto standing y es uno de los complejos más importantes de Europa en el segmento del time sharing (tiempo compartido).

En el barranco de Tauro hay suelo para albergar 5.000 camas, además de nuevos complejos de apartamentos, un balneario y una marina con capacidad para 500 amarres. Tras la operación, Lopesan tiene las manos libres para impulsar esos proyectos, si bien algunos ya han topado con obstáculos durante su tramitación.

Compartir el artículo

stats