Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Transportes

FADE alerta de que el Corredor Noroeste deja fuera infraestructuras clave para Asturias

La patronal urge al Principado a tomar medidas para que la conexión ferroviaria con los puertos, la Zalia y las autopistas de la región opten a la financiación de la UE

Tren AVE en imagen de archivo .

Los corredores de transporte europeos se habían dibujado dejando al margen a Asturias. La alianza empresarial del Noroeste, que esta semana rearmó su frente común en Oviedo, hizo posible que Asturias se incluyera en el último momento en la red transeuropea y optase al acceso preferente a las ayudas de la Unión Europea (UE) para mejorar el tránsito de mercancías. El Noroeste evitó el aislamiento y se subió al Corredor Atlántico (Lisboa-Estrasburgo), pero los avances del trabajo de Bruselas no cumplen con las expectativas de los empresarios. La patronal FADE ha alertado al Principado de que, si bien la UE reconoce como “red básica” la extensión del corredor ferroviario del Palencia hasta Pola de Lena, no hace lo propio hasta los puertos asturianos, puntos claves para el tráfico de mercancías en Asturias. Tampoco se incluye la Zalia en el proyecto ni las autopistas que conectan la región con la Meseta.

A través de una carta, la presidenta de FADE, María Calvo, ha conminado al gobierno del Principado a proponer varias “modificaciones necesarias para la integración de Asturias en el Corredor “. “Tales modificaciones deberían ser comunicadas a la Comisión Europea por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda urbana a la mayor brevedad posible”, apunta Calvo al cierre de su misiva. El calendario aprieta, el próximo paso que dará Bruselas incluirá ya las secciones conseguidas por la alianza del Noroeste (Valladolid-León-Gijón y León-Vigo-A Coruña) y la voluntad es tratar de enmendar el “error” cuanto antes. Los servicios técnicos de la patronal también adjuntaron en su comunicación con el Principado un estudio sobre las modificaciones a realizar en el dibujo del Corredor.

La FADE argumenta que la propuesta de nuevas orientaciones del desarrollo del Corredor Atlántico Noroeste, el último documento oficial avanzado por Bruselas, “no reconoce debidamente la extensión de la infraestructura hasta Gijón, puesto que continúan calificando algunas infraestructuras del Corredor en el nivel ‘global’ y no en el ‘básico’”. Esto supondría que esas infraestructuras resultarían excluidas como admisibles dentro de la financiación del Mecanismo Conectar Europa, perdiendo oportunidades a la hora de captar fondos europeos.

Los “olvidos” de la UE sobre la pretensión asturiana para no perder el tren del Atlántico parten del Gobierno de España, que es quien debería haber propuesto la inclusión de varias infraestructuras que las patronales consideran clave para la economía de la región. España ha propuesto añadir las terminales intermodales de Vitoria (Jundiz), Valencia y Sevilla. No figura sin embargo la Zalia, que a juicio de los empresarios asturianos “cumple todos los requisitos para ser un terminal de mercancías, ligada a los puertos de Gijón y de Avilés y además al nudo logístico de Gijón”. La exclusión en el dibujo del corredor de la Zalia la relega a un segundo plano a la hora de conseguir fondos europeos para su desarrollo como terminal intermodal y plataforma logística.

Además, FADE destaca que el cambio de calificación de la sección ferroviaria Pola de Lena-Oviedo-Gijón de línea de “alta velocidad” a línea “convencional” es incongruente con la pertenencia a un corredor europeo. “La propuesta de España puede responder también a una confusión en la definición de ‘alta velocidad’ que se contiene en las propias orientaciones, las cuales dicen que una línea de ‘alta velocidad’ puede también ser una línea de la red convencional ya existente modernizada y adaptada a la ‘alta velocidad’”, apuntan desde la patronal asturiana. FADE considera que la cuestión de construir una nueva línea AVE de pasajeros que prolongue hasta Oviedo y Gijón el trazado que llegará en 2023 a Pola de Lena o la de adaptar la línea convencional a la alta velocidad, –con tráfico mixto de pasajeros a una velocidad de hasta 200Km/h y de mercancías a 100 Km/h–, “es una cuestión de oportunidad en el tiempo y la decisión debe tomarse en su momento en razón de estudios de tráfico, oferta y demanda y de coste-beneficio. Pero la sección Pola de Lena-Oviedo-Gijón no puede excluirse a priori y debe quedar calificada en las orientaciones como de ‘alta velocidad’”, insiste FADE.

La justificación principal para la extensión del Corredor Atlántico al Noroeste de España fue la voluntad de potenciar su dimensión marítima, integrando las infraestructuras terrestres con las rutas portuarias. El Corredor, opina la patronal, es una oportunidad para la transición de los puertos asturianos de Gijón y de Avilés a las nuevas realidades del transporte marítimo internacional.

Comunicación por carretera

Las autopistas de Asturias que están alineadas en el Corredor Atlántico también están excluidas de la nueva sección Noroeste. Ello, apuntan desde la patronal, es “incompatible con el carácter multimodal” que define a esta red europea. Así, los empresarios adelantan que esta exclusión debilitaría a las autopistas A-6 y A-66 ante cualquier solicitud al Mecanismo Conectar Europa (MCE). Perderían opciones de cofinanciación europea a la hora de desarrollar actuaciones en la propia autopista, pero también si se pretende dotarlas de sistemas de transporte inteligente (ITS), redes 5G en corredores de conectividad digital, sistemas telemáticos, parkings seguros, instalaciones de recarga de vehículo eléctrico o de carburantes alternativos. La patronal también apunta a que el diálogo entre el Aeropuerto de Asturias y el Corredor todavía está por estudiar.

FADE exige también al Principado que solicite su participación en el 'Atlantic Corridor Forum', el órgano consultivo que desarrolla la planificación de la infraestructura.

Las Cámaras piden recuperar el tren de la Ruta de la Plata

Representantes de las Cámaras de Comercio de Cáceres, Salamanca, Badajoz y Sevilla, así como el coordinador del Corredor Oeste Ibérico en Red, Antonio García Salas, se reunieron en Plasencia (Cáceres) para diseñar una hoja de ruta con el fin de recuperar el tren 'Ruta de la Plata'. Este encuentro responde a la pretensión de las entidades camerales para impulsar las acciones necesarias para la reconstrucción y entrada en servicio del eje norte-sur del oeste ibérico, históricamente conocido como Vía o Ruta de la Plata, que une las ciudades y puertos del noroeste, como el de Gijón, con las ciudades y puertos del sudoeste y sudeste de la península. En esta hoja de ruta se contemplan diversas acciones orientadas “a solventar necesidades tan urgentes” como reabrir el tramo de la vía férrea en su red básica principal entre Salamanca y Plasencia, según ha destacado la Cámara cacereña. A su juicio, esto supondría el “relanzamiento” económico, social y poblacional de los territorios.

Compartir el artículo

stats