Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PROYECTO DE DEMOLICIÓN

Los propietarios recurrirán todos los fallos que ilegalizaron Valdecañas

Los afectados pedirán al Supremo una revisión, alegando que la catalogación no se hizo de forma oficial | La promotora ya lo ha hecho con uno que declaró ilegal el plan municipal de la localidad de El Gordo

Acceso al interior del complejo de Isla de Valdecañas. FRANCIS VILLEGAS

Los propietarios de las edificaciones de Marina Isla de Valdecañas, en Cáceres, recurrirán al Tribunal Supremo todas las sentencias que han ilegalizado hasta ahora la urbanización con el argumento de que se levantó en Zona de Especial Protección para las Aves (Zepa). Es la última baza que tienen para conseguir legalizar el complejo, después de que los tribunales hayan confirmado su demolición. En estos momentos sus abogados estudian uno a uno estos fallos. Podrían presentar recursos incluso contra los que se dictaron hace ya diez años (en 2012 fue la primera vez que la justicia declaró ilegal esta construcción) porque para este tipo de revisiones no hay prescripción.

El promotor del complejo, que incluye un hotel de cuatro estrellas, campo de golf, un puerto deportivo y 185 villas unifamiliares, ya ha solicitado una revisión al Supremo contra una sentencia que declaraba ilegal el plan municipal de El Gordo, y por lo tanto también este complejo residencial, por este mismo motivo. En su caso solo tiene previsto presentar revisión contra este fallo y no contra todos los que han ilegalizado la urbanización en la última década.

Pueden presentar recurso contra sentencias que se dictaron hace diez años porque no prescribe

decoration

No se trata de un recurso al uso, sino de un procedimiento especial que se puede presentar cuando se haya producido o conocido un hecho excepcional que podría haber cambiado los términos de sus fallos. El promotor, José María Gea, y los propietarios entienden que, tras conocerse que la zona no fue declarada como Zepa de forma oficial por la Junta de Extremadura, todos esos fallos que argumentaban su ilegalidad basándose en este hecho carecen ahora de razonamiento. "Es algo que no se tiene en pie, alguien tiene que poner cordura en esto", incide José María Gea.

"Después de 18 años descubrimos que la Zepa nunca se produjo, esto altera todo el proceso", explica el abogado de los propietarios de los chalés, Luis Díaz Ambrona. Porque -insiste- "todas" las sentencias que anulaban el PIR e ilegalizaban el recinto estaban basadas en esta declaración de la Zepa. "La justicia siempre ha partido de que se había declarado la Zepa formalmente pero si no había Zepa no había ningún obstáculo"», añade el letrado.

Desde el 2003

La Zepa Embalse de Valdecañas se proclamó en el año 2003, pero nunca llegó a aprobarse en Consejo de Gobierno. Lo cierto es que hasta el año 2007 no se dictó la Ley de Patrimonio Natural y Biodivesidad, por la que se estableció en España un procedimiento concreto y común para la catalogación de las Zonas de Especial Protección de Aves. Los espacios catalogados con anterioridad a esa fecha, como es el caso de Valdecañas, carecían así de un reglamento específico.

La propia Junta de Extremadura reconoce ahora que la Zepa nunca llegó realmente a formalizarse. Y, de hecho, ha encargado informes a la Comisión Jurídica y al Consejo de Estado para que se pronuncien sobre esta declaración. Según el propio Ejecutivo autonómico, estarían en el limbo 69 (una de ellas es Valdecañas) de las 71 Zepas que actualmente tiene la región, porque se catalogaron antes de la ley del 2007. El Gobierno regional asegura, eso sí, que la Unión Europea incluye como declaradas a Valdecañas y a las otras 68 proclamadas antes de que se regulara el procedimiento, porque la Junta envió la información correspondiente al Ministerio y este se la trasladó a la Comisión Europea.

Los ecologistas, por su parte, ya preparan su rechazo a esta revisión de las sentencias porque sostienen que la Zepa se declaró con arreglo a la ley. Para ellos no existe "la más mínima duda" de su catalogación.

A pesar de todo esto el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx) no ha paralizado el auto en el que daba a la Junta de Extremadura un plazo de ocho meses para elaborar el proyecto de demolición del complejo. Este auto fue recurrido por todos los afectados (Junta, propietarios y promotora) pero el TSJEx los rechazó. En la respuesta a estos recursos el Alto Tribunal ya hacía referencia al tema de la Zepa: "La inexistencia de un acto administrativo expreso de los órganos de la comunidad de declaración de la Zepa Embalse de Valdecañas no conlleva que la Zepa no fuera declarada debidamente a la Unión Europea", reza en el documento. 

Pendientes del Constitucional y del Supremo

El caso Valdecañas tiene además otros dos frentes abiertos en los tribunales. Uno de ellos es el recurso que la Junta de Extremadura y los propietarios de las villas (la promotora decidió no recurrir) presentaron al Constitucional contra la sentencia del Supremo que ordenaba el derribo total del complejo. De momento el Constitucional ni si quiera ha admitido a trámite estos recursos.

Y el otro son los recursos al Supremo de las partes implicadas contra el auto en el que el TSJEx rechaza paralizar la orden que obliga a la Junta a derribar Valdecañas. Estos recursos aún no se han presentado.

Compartir el artículo

stats