Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Financiación

El impacto de los tipos de interés: ¿Hacia dónde va el euríbor?

Los mercados y los analistas echan cuentas y estiman que la principal referencia para las hipotecas se afianzará por encima del 1%

Preocupación entre los más de cuatro millones de hipotecados a interés variable, aunque en los bancos no temen una avalancha de morosidad a pesar el incremento experimentado en el euríbor a un año, la principal referencia para los préstamos destinados a financiar la compra de vivienda, desde abril pasado. Tras más de seis años en negativo, hace poco más de tres meses volvió al terreno positivo y ya ha superado en tasa diaria el 1%, a expensas de la decisión del Banco Central Europeo (BCE) de subir los tipos de interés por primera vez en 11 años.

Inicialmente, los mercados y los analistas anticipaban que la primera subida del precio del dinero no se produciría hasta febrero de 2023. Pero llegó la invasión de Ucrania por Rusia y la escalada de los precios de la energía, que ya estaban altos. El problema es que esa tendencia se ha trasladado al conjunto de la economía y, en especial a los alimentos y la cesta de la compra, con una tasa anual del 8,6% en la eurozona, la más elevada en dos décadas. En España, con el 10,2%, se ha situado al nivel de hace 37 años.

La herramienta de los bancos centrales para frenar la inflación es subir los tipos de interés. Es lo que ha sucedido en EEUU, donde la Reserva Federal ya lleva tres aumentos consecutivos. Pero la cuestión es que en la primera potencia mundial el aumento del nivel general de precios se debe a una demanda desbocada. En cambio, en Europa tiene que ver con la oferta y está por ver que, en ese caso, subir el precio del dinero sea lo adecuado, ya que por querer frenar la inflación se puede desplomar la demanda y provocar una recesión, según los expertos. De todas formas esa no es la previsión por ahora, ya que todos los servicios de estudios apuntan a un crecimiento de en torno al 4% este año pero una inflación que puede superar el 8%. Otra cosa será 2023, cuando se espera una fuerte ralentización.

El aumento en el euríbor, que hasta marzo pasado marcaba niveles negativos y lo ha hecho durante más de seis años, se ha producido por "un notable cambio en las expectativas de los mercados acerca de cómo actuará el BCE frente a las elevadas y muy persistentes tasas de inflación en la eurozona", según CaixaBank Research. En la actualidad lleva unos días con una tasa diaria por encima del 1%, el mayor nivel en casi una década y la media mensual supera el 0,9%, frente al -0,491% de hace un año.

La percepción de los mercados pasó de estimar la primera subida de tipos de interés en febrero del año que viene a julio del presente ejercicio. Algo que confirmó la propia presidenta del BCE, Christine Lagarde, el mes pasado.

Según CaixaBank, la repercusión del alza en una hipoteca media de la entidad estaría en unos 40 euros o unos 480 euros anuales, aunque todo depende del importe y de lo avanzada que este la amortización. Si se toma como referencia la media a escala nacional, el aumento sería de en torno a 100 euros mensuales o 1.200 anuales.

El mismo análisis del servicio de estudios de CaixaBank afirma que "en la medida en que se cumplan las expectativas de los inversores sobre el BCE, el euríbor a 12 meses seguirá aumentando". De hecho, en su escenario central, se prevé un repunte hasta el 1,8% a finales de 2023.

Mientras que en CaixaBank Research estiman que el BCE subirá el tipo sobre la facilidad de depósito hasta el 1,25% a finales de 2023, los mercados esperan que este se ubique, al menos, en el 1,5%. En Banc Sabadell estiman que "no irá más allá del 2% o 2,5% al final de 2023". Aunque todo dependerá de la evolución de la inflación.

De momento, los bancos ya han reconfigurado sus ofertas hipotecarias. El Sabadell asegura que más del 80% de su nueva producción es a tipo fijo y CaixaBank, más del 90%. Las entidades han abaratado las hipotecas a tipo variable, que les proporcionan más margen y encarecido las de tipo fijo, pero la tendencia actual de los clientes es hacia las segundas, según fuentes del sector.

Las hipotecas a tipo fijo , que van entre los 25 y 30 años de plazo, oscilan en la actualidad entre entre el 1,7% y el 2,9% y sin bonificar, entre el 2,2% y el 4,3%. Por su parte las de tipo variable, con un plazo de 30 años, parten de un tipo el primer año que va del 0,6% al 1,87% y el diferencial del 0,6 al 0,89 y si están bonificadas (con vinculación del cliente a otros productos); y con un tipo el primer año sin bonificar del 0,6% al 2,97% y un diferencial del 0,95 al 2,05.

Aunque su tendencia es creciente las de interés variable suponen 8 de cada 10 hipotecas, si bien han bajado desde más del 90% de hace cuatro años, según los datos de la Asociación Hipotecaria Española. De los 5,6 millones de hipotecas vivas, más de cuatro millones son a interés variable.

Compartir el artículo

stats