Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Transportes reconoce que faltó personal de refuerzo en la puesta en servicio del tren rápido de Extremadura

Nuevo tren Alvia puesto en servicio en Badajoz. RENFE

"Era una puesta en servicio muy complicada y se deberían haber reforzado las brigadas de mantenimiento". Son palabras de la secretaria de Estado de Transportes, Isabel Pardo de Vera, que este miércoles se ha reunido en Mérida con la consejera de Movilidad, Transporte y Vivienda, Leire Iglesias, para abordar la crisis del tren en Extremadura. Pardo de Vera ha descartado que las pendientes del trazado extremeño o el calor como dijeron los presidentes de Renfe y Adif el pasado viernes estén detrás del "cúmulo de incidencias" de los primeros días y tan solo ha reconocido que, al tratarse de una puesta en servicio "especial" porque la vía aún tiene algunos tramos en obras, se debería haber contado con más personal in situ por si surgían complicaciones, incluido el contratista.

Y es precisamente lo que se ha hecho para dar solución al problema: seguir monitorizando la línea y mantener el refuerzo del mantenimiento después de que en los últimos cuatro días se hayan conseguido "unos horarios aceptables". "Los problemas están acotados y hemos puesto medios, no se tendrían que volver a producir", ha señalado Pardo de Vera, que asegura que "ahora mismo no existe ninguna causa" para que el servicio no funcione correctamente.

Tiempos ajustados

Así, por lo que respecta a la infraestructura, se han incorporado a las labores de vigilancia personal de las empresas contratistas de las vías y de los accionamientos de desvío, y se han duplicado las brigadas de mantenimiento de Adif. Por lo que se refiere a los trenes, se descarta que los fallos se deban al calor o los tramos con pendiente, como se barajó en un primer momento (Pardo de Vera ha reconocido que en el trazado de Galicia las pendientes son, de hecho, más acusadas porque es una vía única de pasajeros) y en cualquier caso queda comprobado que el retraso que pudiera causar el material rodante se ha debido más a otros factores externos como los "ajustados tiempos de viaje" que a las incidencias técnicas.

Un ejemplo: para la bajada de pasajeros en Atocha-Cercanías se contemplan dos minutos, un tiempo "demasiado optimista", según Pardo de Vera, teniendo además en cuenta la alta demanda que ha tenido el servicio. Igualmente, "cuesta llegar al tiempo" en el cambio de vía que es necesario para entrar en Mérida. De esta forma, Pardo de Vera ha señalado que será necesario hacer algún ajuste en el tiempo de viaje, "que no tiene que ver con problemas técnicos", y del que se dará cuenta más adelante.

Por este mismo motivo, el descuento del 50% en el precio de los billetes que anunció el presidente de Renfe, se aplicará solo en los trayectos Alvia e Intercity que sufran retrasos superiores a los 15 minutos. En el resto del país, ha destacado Pardo de Vera, la compensación se produce cuando los retrasos superan los 70 y 60 minutos, respectivamente.

Compartir el artículo

stats