Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Comparativa

Impuesto a las grandes fortunas: ¿a quién podría afectar? ¿en qué países se paga?

Un tributo como el español es prácticamente una rara avis a nivel global, pero existen gravámenes sobre determinados activos

Juanma Moreno, junto a Isabel Díaz Ayuso.

Lo más parecido a un gravamen sobre las fortunas sería el impuesto del patrimonio en España, que recae sobre la riqueza neta, es decir, aquella de la que se deducen las deudas. Años atrás estaba muy extendido a nivel mundial, pero en la actualidad es una rara avis. En España nació como un gravamen "extraordinario" en 1977. El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero decidió suprimirlo en 2008, pero en 2011 se recuperó ante la caída de ingresos por la crisis. Desde entonces se ha ido prorrogando en los Presupuestos del Estado hasta las cuentas de 2020, donde se convirtió de nuevo en permanente.

El presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, lo volvió a poner sobre la mesa al anunciar una bonificación del 100%, como se aplica en Madrid. Otras comunidades gobernadas por el PP se han sumado a la tendencia, como es el caso de Galicia, que acaba de anunciar que la rebaja del 25% que aplicaba hasta ahora se elevará al 50%.

Dentro de los países más desarrollados, que están integrados en la OCDE, solo se pagan además de en España, en Suiza y Noruega. Además hay unos gravámenes que recaen sobre determinados activos, no sobre el conjunto de la riqueza, que es el caso de Francia, Bélgica e Italia o incluso de Reino Unido, según una comparativa de la consultora EY.

España

Los contribuyentes cuyo patrimonio supere los 700.000 euros tienen que pagar una tasa que va del 0,2% al 3,75%, ya que este impuesto es redistributivo (paga más quién más tiene). Su gestión es competencia de las comunidades autónomas, que pueden aplicar deducciones o bonificaciones y modificar desde el mínimo exento hasta los tipos. De hecho, el mínimo exento se ha regulado en Aragón, donde se bajó a 400.000 euros; Catalunya, Extremadura y la Comunitat Valenciana (500.000). Bajar ese umbral incluye a más declarantes. En Andalucía, Extremadura y Comunitat Valenciana se incrementan los mínimos para contribuyentes con discapacidad.

Suiza

La recaudación del impuesto varía en función de los cantones (la división territorial del país) y se aplica a parte de los activos que el titular pueda tener en cualquier país del mundo.

Noruega

Se aplica una tasa del 0,95% sobre los patrimonios que superen los 190.000 dólares (unos 195.000 euros). Si exceden los 2,3 millones de dólares (2,4 millones de euros), el tipo impositivo es del 1,1%.

Francia

El bautizado como impuesto de solidaridad a las fortunas, creado en 1989, fue suprimido en 2018 por el Gobierno de Emmanuel Macron. Este impuesto fue sustituido por el que recae sobre la fortuna inmobiliaria (IFI). La tasa es aplicable si el valor neto de los activos inmobiliarios supera 1,3 millones de euros. Esta tasa puede llegar al 1,5% en función del valor de esos activos.

Italia

El impuesto italiano a las grandes fortunas grava el 0,76% a las propiedades fuera del país y el 0,2% a las inversiones financieras.

Bélgica

Se introdujo en 2021 un impuesto del 0,15% sobre las cuentas de valores que alcancen o superen el millón de euros tanto dentro como fuera del país.

Reino Unido

Aunque en Reino Unido no existe un impuesto sobre el patrimonio, este país sí aplica un tributo llamado 'Duty Land Tax'. Este impuesto grava la compra de una propiedad o terreno por encima de un cierto precio. En el caso de propiedad residencial el mínimo exento son 125.000 libras (141.300 euros), alcanzando un porcentaje máximo del 12% en el caso de propiedades valoradas en más de 1,5 millones. Y, en el caso de propiedad no residencial el mínimo exento son 150.000 libras (169.000 euros) y el porcentaje máximo 5%.

Compartir el artículo

stats