Suscríbete El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Holanda adjudica a Armón Vigo el reemplazo de su oceanográfico por más de 70 millones

El buque, encargado por el instituto NIOZ, tendrá 75 metros y se entregará en 2025 | Fabricará cuatro barcos de investigación a la vez con el del IEO, Nueva Zelanda e Islandia

Recreación del futuro buque del NIOZ. NIOZ

Armón Vigo continúa engordando su cartera de pedidos y aumentando su hegemonía en el naval español, en el que hasta septiembre contaba con más de la mitad de los pedidos del sector. La firma, dueña desde este año del mayor astillero privado del país tras hacerse con las instalaciones de Hijos de J. Barreras, se acaba de adjudicar uno de los principales contratos del mundo en materia de buques oceanográficos. La atarazana viguesa construirá el Anna Weber-van Bosse, el barco de investigación holandés que se convertirá en la joya de la corona para el Royal Netherlands Institute for Sea Research (NIOZ). Con sus 75 metros, el buque está valorado en más de 70 millones de euros (según medios del país) y su entrega está prevista para 2025, por lo que Armón construirá prácticamente a la vez un total de cuatro barcos oceanográficos.

Aunque la ceremonia de firma del contrato todavía no se celebró, como reconocen desde el NIOZ, el lunes expiró el plazo de 20 días para que los otros dos astilleros que participaron en la licitación –entre los que se encontraba la empresa viguesa Freire Shipyard– se opusieran a la adjudicación preliminar. “Por lo tanto, ya se puede anunciar a qué astillero se adjudicará el contrato, a saber, Astilleros Armón de Vigo (España), que tiene una amplia experiencia en la construcción de buques de investigación. Recientemente, por ejemplo, entregaron el RV Tom Crean al Instituto Marino de Irlanda”, señalan desde la institución.

El NIOZ lanzó la renovación de su flota oceanográfica en los últimos años, coincidiendo con otros organismos de todo el mundo que poco a poco van reemplazando sus barcos más antiguos. Además de dos unidades de menor eslora que se fabrican en astilleros holandeses, este buque será el de referencia de toda su flota de investigación, sustituyendo al Pelagia, de 66 metros y fabricado en 1990 por el astillero Verolme Shipyard.

Más allá de su tamaño, el Anna Weber-van Bosse será un buque “de vanguardia”, en especial en clave de sostenibilidad ambiental. El barco estará equipado con un paquete de baterías para permitir el funcionamiento híbrido, pero es que además deberá ser construido para estar preparado para utilizar metanol como combustible neutro en carbono en el futuro. Otras de las peculiaridades es que el barco contará con paneles solares.

Con diseño de la firma holandesa C-Job Naval Architects en colaboración con Armón, el oceanográfico podrá llevar a casi 50 tripulantes y alcanzará una velocidad de crucero de 9 nudos.

El contrato es el sexto firmado este año por parte del astillero vigués y el decimotercer oceanográfico. En lo que va de curso puso en vigor el ferri eléctrico para Baleària, el pesquero para la argentina Wanchese y los otros tres buques de investigación: para Nueva Zelanda (de 36 metros y encargado por el instituto Niwa), para Islandia (del Hafrannsóknastofnun, de 70 metros) y para España. De hecho, este último, el Odón de Buen, es el que más se parece al encargado ahora por el NIOZ con sus 85 metros de eslora.

Con ello, Armón Vigo construirá prácticamente a la vez los cuatro barcos de investigación, aunque todavía está por ver si el recién firmado se hará en las instalaciones de Barreras. Lo que sí es seguro es que el de Wanchese, de 50 metros de eslora, se ensamblará en la grada número 2, en la que se han colocado los primeros bloques tras haber despejado los cascos sin culminar de los dos cruceros del fallido proyecto Havila, de los anteriores dueños.

El grupo construirá tres remolcadores

El grupo Astilleros Armón construirá tres remolcadores, presumiblemente en sus instalaciones de Asturias. En concreto, se trata de una embarcación para Azores de 70 toneladas y dos más para la Armada (estos últimos en una adjudicación con Remolques Gijoneses). Están valorados en 12 millones de euros.


Compartir el artículo

stats