Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CEO de Juvé & Camps

Meritxell Juvé: Una directiva con burbujas en la sangre

Internacionalizar la marca es "uno de los retos más bonitos" para la primera mujer con la máxima responsabilidad en Juvé & Camps

Meritxell Juvé Vaello, CEO de Juvé & Camps.

Todos los veranos de su infancia transcurrieron entre viñedos, con la familia al completo concentrada en la vendimia, y todos los inviernos trabajando en la campaña comercial de Navidad. Precisamente, por estas experiencias Meritxell Juvé Vaello tuvo siempre muy claro que quería entrar en el negocio que durante cuatro generaciones se ha ido traspasando de padres a hijos, "el flujo de la vida familiar ha estado siempre enfocado al mundo del vino, ha sido mi día a día".

Ahora, después de más de 200 años de historia empresarial, es la primera mujer que ocupa un cargo de máxima responsabilidad dentro del organigrama de Juvé & Camps, aunque a Meritxell le gusta matizar que, antes, le han precedido "muchas otras mujeres de la familia que, de muchas otras formas, han contribuido en la compañía". Con 37 años, vive el cargo que ocupa con mucha responsabilidad pero también con mucho agradecimiento, "que todos confíen en que pueda liderar el proyecto familiar de generaciones y generaciones es para estar orgullosa". Admite que le gustaría que su hija, de un año, se vinculara también a la empresa, pero "siempre y cuando sea lo que la hace feliz, como a mí. Si le hace feliz otra cosa, ¡que la disfrute! Es importante ir a trabajar contento".

Meritxell Juvé es delicada y precisa en el trato, y tiene la capacidad de convertir los obstáculos en oportunidades. Así, cuando se habla de la escasez de mujeres en el sector vitivinícola, ella prefiere subrayar que es "un sector con mucho potencial". "Hay grandísimas profesionales, hay muchas mujeres que en los últimos años han hecho un camino imparable pero es verdad que queda mucho por recorrer todavía. Y eso es algo bueno, porque cuando queda mucho por hacer quiere decir que puede hacerse".

Estudió dirección y administración de empresas en Esade, y desde el año 2012 trabaja para conseguir una empresa más cercana, más sostenible, con más igualdad de género y más internacional. "Este debería ser mi legado en Juvé & Camps: una empresa que represente la época en la que vivimos". En este sentido, argumenta que la generación de su padre, Joan Juvé, "construyó una marca a nivel nacional". "En algunos mercados, como en Estados Unidos y en Perú, ya somos una marca consolidada, pero acabar de internacionalizar Juvé & Camps es uno de los retos más bonitos que me puedo encontrar". Actualmente, el 20% de la producción de la bodega se destina a la exportación.

En 1796, Joan Juvé Mir, viticultor emprendedor, construyó las bases de la empresa que heredó su hijo Antoni Juvé Escaiola, que tuvo que hacer frente a la plaga de la filoxera. Lo hizo con éxito. El primer vino espumoso de Juvé llegó en 1921 de la mano de su hijo Joan Juvé Baqués y su mujer Teresa Camps, quienes se encargaban de la finca familiar en Sant Sadurní d’Anoia. La siguiente generación, Josep i Joan Juvé Camps, impulsó la construcción de una nueva bodega alrededor de Sant Sadurní d’Anoia.

En este municipio del Penedès nació y creció Meritxell Juvé, que reivindica su tierra siempre que tiene oportunidad. "Uno de los grandes agradecimientos a la educación que me han dado mis padres es haberme criado en Sant Sadurní. Me ha permitido tener proximidad con el viñedo, con el sector, con la empresa... Ha sido un regalo que me ha facilitado entender muchas cosas después", asegura.

La consejera delegada destaca como uno de los pilares del legado familiar "la constancia en las calidades", que ha hecho posible, entre otras cosas, liderar la elaboración de cava Gran Reserva, con más de 30 meses de crianza. "Es más difícil conservar que enamorar y Juvé & Camps ha conseguido ser la empresa de referencia en espumosos de alta gama durante 40 años". La compañía comercializa cada año 2,5 millones de botellas de cava, todas ellas ecológicas.

Cuando le pides que recomiende un producto de la competencia Meritxell Juvé no duda. "En los últimos años, los espumosos del Penedès han hecho un salto cualitativo impresionante y hay muchas marcas con excelentes elaboraciones. Podría escoger muchos".

Y entre vino y cava, también lo tiene claro: "El espumoso no deja de ser un vino. Hay un vino para cada ocasión y siempre encuentro más ocasiones para los espumosos". "Por nuestra sangre corren burbujas", bromea.

Dispuesta a abrir las puertas de su casa

"Durante muchos años la gente nos ha permitido entrar en sus casas. Ahora, debemos abrir las puertas de la nuestra". Con esta idea, Meritxell Juvé explica el nuevo proyecto del grupo: el enoturismo. Se puso en funcionamiento en mayo de 2021 con la posibilidad de visitar las bodegas de Juvé & Camps y se culminará el próximo mes de mayo con la apertura también a los viñedos. "Son visitas de un máximo de 8 personas, hechas a medida, con un guía particular para poder conocer la idiosincrasia y la manera de trabajar que tenemos", detalla.

Compartir el artículo

stats