Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El último tren de las hipotecas fijas

Edificios en construcción. | ‘activos’

El contexto actual de incertidumbre, inflación, conflicto bélico y ralentización del crecimiento económico ha obligado al mercado de las hipotecas a cambiar su estrategia. El euribor, índice en el que están referenciadas la mayoría de hipotecas españolas, cerró febrero en el -0,335% frente al -0,502% al que terminó 2021, según el Banco de España. En lo que va de marzo, este marcador ya se ha revalorizado cerca del 50%.

Este cambio de escenario brusco y la previsión de una posible alza de tipos del Banco Central Europeo (BCE) ha llevado a muchas entidades en los últimos dos meses a encarecer las hipotecas de tipo fijo y fomentar las de tipo variable.

Las primeras permitían a los bancos blindarse ante una larga etapa de tipos de interés negativos. Sin embargo, con el contexto actual, las variables les suponen mayores ingresos, según los expertos. "Si la banca establece un préstamo variable al 1,2% de tipo de interés y el euríbor sube en un tiempo hasta el 2%, el diferencial lo sumará la banca a sus ingresos", explica el director de hipotecas de iAhorro, Simone Colombelli.

BBVA y Bankinter fueron las primeras que tomaron esa dirección el pasado mes de febrero anunciando sus nuevas condiciones en las hipotecas. En el caso de Bankinter, por ejemplo, ha pasado en las variables con vinculación de un tipo de interés nominal (TIN) del 1,99% al 1,25% durante el primer año y, para el resto del plazo del préstamo, pasa de euribor+0,99% al +0,85%. Por otro lado, la entidad liderada por María Dolores Dancausa, ha aumentado los precios de las hipotecas fijas bonificadas entre 15 y 20 puntos básicos en función del plazo temporal elegido, hasta el 1,65% a 30 años, según fuentes de la entidad. Numerosos bancos han seguido esta tendencia, como el Banco Santander o el Banc Sabadell, mientras que otros, como CaixaBank, todavía no han cambiado su oferta a la espera de ver la evolución del euribor. 

Antes de que avance esta tendencia por parte de las entidades, los economistas animan a los usuarios a aprovechar el precio "históricamente bajo" de las hipotecas de tipo fijo a la hora de contratar un préstamo e incluso valorar un cambio desde una variable. Recuerdan que, de esta manera, eliminarán riesgos cuando se esperan subidas de los tipos de interés. "Está pasando el último tren de hipotecas fijas interesantes. Ahora es el momento de cambiar de una hipoteca variable a una fija para aprovechar sus tipos bajos y competitivos", lo que podría repercutir en un ahorro mensual de unos 100 euros, según el CEO de Trioteca, Ricard Garriga.

A pesar de que hace algunos años realizar cambios en el crédito hipotecario era un trámite complicado o casi imposible de realizar, con la ley de créditos de contrato inmobiliario de 2019, se introdujeron aspectos que los "incentivan y facilitan", según indica Leyre López, analista de la Asociación Hipotecaria de España (AHE). Los usuarios deben saber que tienen principalmente tres opciones: hacer una subrogación para mejorar las condiciones del préstamo mediante un cambio de banco; realizar una cancelación y formalización de una nueva hipoteca en otra entidad; y la novación, renegociando el préstamo con el banco inicial.

Aquellos que se decidan a dar el paso, deberán fijarse en cuánto dinero les falta por pagar, la oferta del mercado, las bonificaciones vinculadas a la hipoteca o la penalización por la cancelación del anterior banco, añade Garriga.

Todas las previsiones han cambiado pero, ¿cuánto camino le queda al euribor al alza? A la espera de las decisiones del BCE, "está claro que a finales de año, si no antes, el euribor estará en positivo y dentro de un año rozará el 1%", apunta el subdirector general de la Unión de Créditos Hipotecarios (UCI), José Manuel Fernández. Y añade que no se espera que haya una subida demasiado acusada a largo plazo. CaixaBank Research prevé en su informe de marzo que se romperá la serie de seis años consecutivos en tasas negativas con el 0,13% al finalizar el 2022. Al acabar 2023, estima que el euribor escalará hasta el 0,85%.

Compartir el artículo

stats