Minecraft es un juego muy famoso entre los niños y adolescentes con el que además de divertirse y entretenerse, pueden aprender.

Lejos de otros videojuegos que presentan violencia explícita, Minecraft es un juego educativo, recomendado para niños y niñas de más de ocho años, con el que desarrollarán habilidades como la creatividad o el trabajo en equipo.

Un juego que, aunque pueda parecer simple en apariencia, esconde muchas enseñanzas. Con Minecraft nuestros hijos se desarrollarán como personas, les aportará seguridad en sí mismos e irán aprendiendo la importancia de la constancia.

¿En qué consiste Minecraft?

Minecraft es un videojuego cuyo objetivo es sobrevivir en un mundo natural que el propio jugador va explorando. Cada uno se debe construir su propia casa, recolectar comida o buscar minerales para poder protegerse ante las criaturas de la noche: arqueros, zombies o arañas.

Para construir, hay que usar bloques de madera, de arena, de tierra, de roca... que se obtienen a partir de herramientas como el pico o el hacha.

Un juego que da carta blanca a los jugadores ya que no tienen que seguir ni normas ni reglas, son ellos mismos quienes deciden qué hacer y cómo sobrevivir.

6 cosas que nuestros hijos aprenden jugando a Minecraft

Nuestros hijos e hijas pueden aprender muchas cosas gracias a este videojuego:

Conocimiento sobre el entorno natural y la biodiversidad

El desierto, el océano, bosques interminables, volcanes… Minecraft presenta todo tipo de paisajes naturales que nuestros hijos exploran y descubren ellos solos. Con estos paisajes podrán conocer más sobre los minerales, sobre su complicada extracción, sobre los diferentes tipos de árboles o sobre lo peligroso que es la lava. Por otra parte, podrán aprender la diferente biodiversidad que existe dependiendo del clima en el que se encuentren.

Potencia la creatividad

Nuestros hijos e hijas pueden crear su mundo a medida, pueden decidir qué construir, dónde asentarse, qué granjas quieren criar, qué flores quieren plantar… Minecraft permite a los niños explorar su imaginación y potenciar su lado más creativo.

Niño jugando a videojuegos Unsplash

Aprendizaje sobre matemáticas

Los mundos de Minecraft están hechos con formas geométricas. Estas permiten que nuestros hijos vayan asimilando e interiorizando nociones matemáticas como el rectángulo, la esfera o el triángulo. Asimismo, en Minecraft Education se puede acceder a una versión de Minecraft con la que nuestros hijos pueden aprender conceptos más complejos como las áreas, las coordinadas, el perímetro o el radio.

Juego en equipo

En las partidas multijugador de Minecraft, los niños y niñas van aprendiendo la importancia del trabajo en equipo, valoran lo que aportan los demás y aprenden la importancia de tener en cuenta al resto para conseguir un objetivo.

Fijación de objetivos

Al ser un juego libre, son nuestros hijos los que van a fijar los objetivos y metas que quieren conseguir jugando. Ellos se van a poner sus límites, van a crear estrategias y van a ir trabajando día a día para conseguirlo.

Seguridad en sí mismos

Minecraft permite que nuestros hijos tengan libertad de tomar sus decisiones sin que nadie les juzgue. Los logros que consigan les darán un aporte de seguridad en su autoestima.