Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Preocupación en colegios de Castellón porque hay alumnos que quieren imitar 'El juego del calamar'

Algún colegio de Castelló ha tenido que tomar medidas para evitar actividades relacionadas con la serie

Escena de la serie del Juego del calamar

Escena de la serie del Juego del calamar

Hay una expresión muy escuchada en el contexto educativo que dice que "los niños son como esponjas", con ella se quiere hacer entender que los más pequeños cuentan con una capacidad de absorber conocimientos enorme. Pero esto tiene sus ventajas y sus desventajas, es decir, de la misma manera que les cuesta poco aprender cosas positivas, también les cuesta poco imitar conductas negativas. Es por ello, que es muy importante tener controlados los contenidos que consumen nuestros hijos.

El juego del calamar

En las últimas semanas una serie ha triunfado con fuerza, se trata de El juego del calamar. Su trama versa sobre cómo unos participantes tienen que superar varios juegos de supervivencia infantiles como el escondite inglés, las canicas o la cuerda, para ganar un premio que asciende a 39 millones de dólares. En caso de que no superen las pruebas, no solo son eliminados, sino asesinados.

Su éxito ha provocado que la serie sea protagonista en las conversaciones rutinarias que se producen en las terrazas de los bares, en los puestos trabajos, pero también, y por desgracia, en las aulas de los colegios.

Problemas en los colegios

Las escenas de extrema violencia de la serie están siendo replicadas por muchos menores en los centros educativos. Al tratarse de pruebas basadas en 'juegos infantiles', son muchos los alumnos que intentan imitar a los protagonistas junto a sus compañeros.

Las reacciones de los docentes no se han hecho esperar, y las redes sociales se han visto inundadas de maestras y profesores reflexionando sobre la problemática que hay detrás de no tener un buen control por parte de los padres de los contenidos que los menores consumen en sus casas.

En Castellón

Esta moda de mal gusto ya ha llegado también a Castellón. Algún colegio de Castelló ha llegado incluso al punto de tener que tomar medidas para frenar estas actividades en sus centros.

Los equipos directivos han tenido que abrir expedientes disciplinarios a alguno de sus menores por jugar a estos juegos empleando además una fuerza desmesurada.

Ante esta situación, y siendo conscientes de que las modas entre los jóvenes corren rápido, muchos docentes ya andan atentos para controlar el comportamiento de los alumnos en sus aulas.

Casos extremos

En Madrid la situación ya es más grave. Hay centros que han tenido que tomar medidas más drásticas, y siendo previsores y con el objetivo de frenar esta ola de imitación y difusión han decidido prohibir disfraces relacionados con ella para las próximas fiestas de Halloween.

Compartir el artículo

stats