Muchos hemos presenciado esta escena: ves a tu hijo tirado en el sofá, aburrido, absorto con alguna pantalla y te dice que no le apetece hacer nada. Si esto se repite más de lo deseable, seguro que llegarías a quejarte amargamente de que a tu hijo no le interesa nada.

Y es que el hecho de que nuestro hijo no tenga una vocación, que no le motiven los estudios o que observemos apatía en él es un importante motivo de preocupación para padres y madres. Porque queremos que nuestros hijos quieran aprender, se preparen para el futuro, se superen a sí mismos y exploren el mundo con curiosidad e interés. ¿Cómo ayudar a nuestros hijos a tener más interés o motivación por aprender?

El pedagogo y filósofo Gregorio Luri cuenta en este vídeo que es el interés lo que mueve el aprendizaje. Nos lo cuenta a través de alineaciones de fútbol y tablas periódicas.

Luri resalta que el conocimiento sobre un tema nos lleva a querer saber más de él. Y abunda en la idea de que “el conocimiento apasionado mueve montañas”. Por eso, este experto nos señala que “la mejor manera de proporcionar experiencias aventureras a nuestros hijos es ayudándole a incrementar su conocimiento del mundo”. De todos modos, puede ocurrir que muchas veces despreciemos el interés o afición de nuestros hijos, aquello que les ilusiona, y por eso digamos que “no le interesa nada”.

Decía Carles Capdevila que, en este mundo en el que las tecnologías nos permiten estar conectados y ser aprendices permanentes, “nuestra misión es ayudarles a que encuentren su ilusión y la desarrollen, que aprendan lo que les dé la gana porque van a aprender de todo”. Y contaba la historia de unos amigos preocupados porque su hijo quería ser mago y lo consideraban un friki. “Un año después, están felices porque gracias a la ilusión por la magia ha aprendido inglés, porque la mayoría de los vídeos con los trucos están en inglés, ha aprendido oratoria, porque hace espectáculos en público, desarrollar su memoria, porque tiene que estudiar su guion…”, decía.

Claves para que los hijos tengan interés por aprender

Te brindamos algunas ideas claves en el caso de que te preocupe que tu hijo no se interese por nada:

  1. Observar a tu hijo: Seguro que descubrirás qué le apasiona y podrás usar esa pasión como ancla de nuevos conocimientos.
  2. Fomentar un ocio constructivo: Apostemos por actividades de tiempo libre que le amplíen horizontes e incrementen su conocimiento del mundo.
  3. Proporcionar experiencias que le permitan vivir o experimentar lo que está aprendiendo en clase: Seguro que despierta su interés visitar museos, viajar a los lugares que estudia en Geografía, planear una excursión al campo para conocer de cerca los distintos tipos de árboles que está estudiando en clase…
  4. Estimular su curiosidad y la tuya: A lo largo del día nuestros hijos hacen miles de preguntas que pueden invitarnos a despertar su curiosidad y la nuestra. Seguro que nuestro hijo pequeño se ha preguntado cómo surge el arcoíris o nuestro hijo mayor quiere saber cómo evolucionamos de los monos. Es tremendamente positivo, en este sentido, que padres y madres seamos ejemplo de curiosidad y de interés por el mundo, por su vida y su aprendizaje.
  5. No ayuda mucho que te dejes vencer por la frase lapidaria “A mi hijo no le interesa nada”, pero sí puede contribuir a que descubras y potencies los intereses de tu hijo el aliarte con sus profesores para encontrar una forma de ampliar los horizontes de tu hijo.