Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PREMIOS EMPRESA DEL AÑO 2020

El coste de la energía, materias primas y transporte ponen en riesgo la recuperación de Castellón

Los altos precios de electricidad, gas y fletes amenazan con truncar la buena evolución provincial

Dos operarios trabajan en una planta castellonense del sector cerámico, que no deja de crecer y se consolida más si cabe como el motor del conjunto de la economía provincial.

Dos operarios trabajan en una planta castellonense del sector cerámico, que no deja de crecer y se consolida más si cabe como el motor del conjunto de la economía provincial. GABRIEL UTIEL

La brutal escalada de los costes de las materias primas, la energía eléctrica, el gas, los combustibles fósiles y el transporte, ponen en peligro en este último tramo del 2021 la recuperación económica que Castellón ha abordado hasta el momento con brío.

Los buenos números en prácticamente todas las variables, desde la producción industrial hasta las exportaciones, pasando por la vuelta a la actividad del turismo y los visados de obra nueva, eran, hasta hace relativamente pocas semanas, la base sobre la que se esperaba trabajar con la inyección prevista de fondos europeos como son los Next Generation para poder continuar con una senda de crecimiento potente.

Radiografía de la economía de Castellón

Radiografía de la economía de Castellón

Sin embargo, el mencionado incremento de los precios, que afecta de forma transversal a todas las actividades económicas, pero también al conjunto de la sociedad, con el consiguiente efecto negativo sobre el consumo y el posterior resultado de las empresas, trunca esas expectativas y genera un escenario de incertidumbre y preocupación.

Patronal, agentes sociales y expertos comparten la inquietud por las consecuencias de esta coyuntura, por la que en el sector cerámico, que tira de la economía provincial con crecimientos de dos dígitos tanto en producción como en ventas de exportación, ya ha comenzado a trasladar el alza de los costes al precio final del producto, con el consiguiente riesgo de pérdida de competitividad si se atiende a esta variable, por lo que está abocado a profundizar en la transformación que busca un posicionamiento en los mercados marcado por criterios como el diseño o la innovación.

Desde la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), Sebastián Pla, apuntó este miércoles que «las cifras no son malas, pero las expectativas han bajado». «Estamos todos bastante inseguros ante el incremento de los costes», añadió, para destacar la muy buena evolución de las azulejeras que, sin embargo, temen que el alza de los precios se prolongue en el tiempo. Igualmente, Pla alertó sobre otra variable importante al indicar: «Vamos a ver qué ocurre con la financiación y cuál es la actitud de las entidades bancarias en respuesta a la nueva situación».

Por su parte, la presidenta de Cámara Castellón, Dolores Guillamón, coincidió con la lectura de la CEV y fue más allá al apuntar que «hay empresas que ya están pensando en reducir producción, apretarse el cinturón, en definitiva». Guillamón tachó el momento como de «incertidumbre» y valoró que «lo peor es que viene en un momento de recuperación y esto es muy preocupante, sobre todo, para nuestra competitividad y también para el empleo». 

Del lado de los expertos, el presidente del Colegio de Economistas, Jaime Querol, coincidió en estos planteamientos e incorporó la inquietud por un elemento más, el impacto también de los incrementos salariales que, junto a lo elevado del resto de los costes, «reduce los márgenes industriales y, si no se corrige, puede afectar de forma clara a la viabilidad de las empresas».

En cuanto a los agentes sociales, el secretario general de UGT en Castellón, Francisco Sacacia, estimó que los nuevos costes de la energía son «un mazazo» cuando «la salida de la crisis de la pandemia parecía producirse a gran velocidad». Recordó que son variables con un enorme impacto en un sector como el azulejero, protagonista de la industria, con un elevado peso en la economía castellonense.

Por último, su homólogo en CCOO, Albert Fernández, situó los efectos del aumento de los precios en un «descenso de los beneficios» y puso el acento en la difícil situación del mercado laboral, con altos índices de precariedad y estacionalidad que repercuten en un bajo poder adquisitivo que, a su vez, reduce el nivel del consumo.

Compartir el artículo

stats