El PSE ha rechazado de forma definitiva cerrar un pacto global con el PP para formar mayorías en los ayuntamientos vascos. En la reunión mantenida por la ejecutiva socialista con los alcaldables de Guipúzcoa, Vizcaya y Álava se acordó explorar "todas las posibilidades" para alcanzar gobiernos estables en los municipios. El comunicado difundido por la dirección del PSE tras esa reunión no alude en ningún momento al anuncio realizado por Jaime Mayor Oreja, quien comprometió el apoyo incondicional de los concejales del PP a los socialistas que puedan alcanzar una alcaldía.

La cúpula de los socialistas vascos no quiere atarse a pactos firmes con el PP a pesar de que esta opción es avalada por el sector afin al exsecretario general, Nicolás Redondo. Éste intervino ayer en una emisora de radio para defender el acuerdo global con los populares y se quejó de que el PSE permita que en cada municipio se tomen decisiones propias.

El texto pactado entre los asistentes a la reunión asegura que la "coherencia" presidirá los acuerdos que se puedan adoptar y anuncia que éstos huirán "de la confrontación y la permanente radicalidad".

Los futuros alcaldes del PSE dieron a entender que, de momento, no tienen prisa y que esperarán a la constitución de las diputaciones para concretar sus equipos de gobierno. La política de alianzas deberá ser ratificada por el comité nacional del PSE, que se reunirá el día 5.