La oposición de izquierda y los nacionalistas catalanes y vascos elogiaron el mensaje institucional del Rey en el 25° aniversario de la Constitución y valoraron especialmente la apelación del Monarca a la concordia, el diálogo y el espíritu integrador y conciliador de la Carta Magna. El presidente José María Aznar no hizo declaraciones. Está previsto que tanto él como el líder del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, analicen hoy la situación política en la recepción en el Congreso.

Los socialistas destacaron la apelación del jefe del Estado a la "diversidad constitutiva de España" y a la "flexibilidad" de la Carta Magna. Zapatero calificó el discurso de "magnífico". El presidente andaluz, Manuel Chaves, fue el más explícito al interpretar el mensaje real como "más de izquierdas que del PP".

Para el coordinador de IU, Gaspar Llamazares, las palabras del Rey significan que el texto constitucional está abierto. Llamazares le agradeció su sensibilidad sobre la España diversa: "Hoy, los republicanos hemos felicitado al Rey".

Xavier Trias, portavoz de CIU, alabó las referencias a la diversidad y a la necesidad de diálogo y consenso. Su compañero Josep Sánchez Llibre no dudó en calificar de "moderno y mirando al siglo XXI" el mensaje del Monarca en contraste con la alocución "rancia" e "inmovilista" de la presidenta del Congreso.

Iñaki Anasagasti, del PNV, dijo que el llamamiento del Rey al diálogo va dirigido a Aznar por negarse a hablar con el lendakari Juan José Ibarretxe. "Aznar debe tomar nota y entender que la Carta Magna es un marco flexible", dijo.