El Gobierno superó ayer el primer obstáculo para contar con nuevos presupuestos en el 2004 al rechazar las enmiendas a la totalidad de las cuentas presentadas por el PP y el PSE al tiempo que Batasuna retiraba la suya. El trámite culminará con la votación final del presupuesto en el pleno fijado para el día 29.

El representante de Batasuna, Joseba Álvarez, planteó en el Parlamento vasco una oferta al Ejecutivo de Juan José Ibarretxe: retiró la enmienda a la totalidad de los presupuestos. La vicelendakari, Idoia Zenarruzabeitia, recordó que el Gobierno vasco sólo "hablará, negociará y pactará" con Batasuna si esta fuerza demuestra "autonomía política" y le dice a ETA "que sobra".

Populares y socialistas interpretaron que el gesto del portavoz parlamentario de Batasuna refleja la existencia de "un pacto" con el Ejecutivo de Ibarretxe. Y el diputado del PSE Rodolfo Ares emplazó al lendakari a desvelar si mantiene su compromiso de no gobernar con el "apoyo directo o indirecto" de Batasuna.

LAZOS ABERZALES El PP y el PSE también explotaron ayer el flanco débil mostrado por el Gobierno tripartito esta semana. El PNV impidió el pasado jueves que saliera adelante la ley vasca de universidades con un pacto con la formación de Arnaldo Otegi forjado por Eusko Alkartasuna (EA), partido que dirige la consejería de Educación.

Los socios de gobierno negociaron ayer una salida a esa crisis interna que consistió en hacer suyo el texto que, durante su trabajo, incorporó 23 enmiendas del PP, 54 del PSE y 36 de Batasuna. PP y PSE denunciaron "la maniobra" por considerar que, bajo la apariencia de respeto, camuflan su acuerdo con Batasuna.