El terrorismo islámico irrumpió en España el 11 de marzo a las 7.39 horas de la mañana. La sospecha de unos pocos se convirtió en certeza. Las células de Al Qaeda habían actuado en respuesta por el apoyo del Gobierno a la guerra de Irak. Una célula independiente colocó 13 mochilas bomba en cuatro trenes. La policía comenzó a buscar a los autores de esta masacre, que ha causado 202 muertos y 1.400 heridos. Ya hay 10 detenidos.