Ana Botella abandonará la Moncloa con sus convicciones intactas y un libro en las manos: Mis ocho años en la Moncloa, en el que la mujer de José María Aznar desgrana sus reflexiones sobre las dos legislaturas en las que su marido ha sido presidente del Gobierno.

La obra, editada por Plaza y Janés, tenía que estar en las librerías el 16 de marzo, pero los atentados del día 11 trastocaron los planes: las 288 páginas del tomo, que relatan momentos buenos y malos en el tono conciliador de quien cierra una etapa, perdían todo sentido si no se incluía una referencia a lo ocurrido en los días previos a la cita electoral del 14-M y a sus consecuencias.

Por eso la editorial decidió retrasar la aparición del libro para incluir una separata en la que Botella cuenta "las amargas horas, imposibles de olvidar", que siguieron a la masacre de Madrid, su día a día desde que conoció los atentados hasta la noche del 14 de marzo, cuando supo que el Partido Popular había perdido las elecciones. La obra será presentada mañana por Rodrigo Rato en Madrid.

En esta veintena de páginas añadidas a última hora, la concejal de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Madrid refrenda todas las tesis de los populares: que el Gobierno "no mintió ni manipuló", que "era imposible pensar en otra autoría que no fuera la de ETA" y que hubo un "intento político de vilipendiar la honorabilidad" del Ejecutivo y de Aznar. Además, insiste en que "la decisión que se tomó respecto a Irak fue la más acertada", y tiene palabras para la tarde de la jornada de reflexión: "Se iniciaban las horas más amargas de toda nuestra vida política".

El libro de Ana Botella contiene también fotografías de los últimos ocho años, muchas de ellas inéditas, como la de las bodas de plata del matrimonio Aznar o algunas imágenes familiares del día de la boda de su hija con Alejandro Agag.