El Ministerio de Exteriores mexicano concedió el viernes la extradición de los seis presuntos etarras detenidos en ese país en julio del 2003, a petición de España. Tras conocer, el 9 de julio, la decisión judicial que permitía la extradición, los seis acusados iniciaron una huelga de hambre. La extradición podría retrasarse si se recurre en amparo la decisión.

Los delitos de los que se les acusa son, entre otros, los de asociación ilícita e integración en organización terrorista. El juez Baltasar Garzón ordenó su detención hace un año por considerar que forman parte de un comando que operaba desde México.

Los detenidos son Salustiano García Rivera; Asier Arronategi Duralde; María Asunción Gorrotxategi Vázquez; Juan Carlos Artola Díaz, Ernesto Alberdi Elejalde, y José María Urkijo Borde.

LA BANDA AMENAZA Por otra parte, ETA advierte al PSOE en su boletín interno Zutabe que "obstinarse en la política de opresión sólo trae el alargamiento del conflicto". La banda critica que la primera decisión del PSOE fuera ilegalizar la plataforma radical.