Gobierno y autonomías acordaron ayer que éstas accedan a cuatro consejos de ministros de la UE. Para sellar este pacto, aprobado por unanimidad, el titular de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, retiró su propuesta de que las comunidades se repartan estas plazas de modo rotatorio por turnos semestrales, y aceptó que pacten antes de cada consejo la representación.

La Conferencia de Asuntos Relacionados con las Comunidades Europeas, reunida ayer en el Senado, cerró dos acuerdos. El primero otorga a las autonomías un asiento en los consejos de Empleo, Agricultura, Educación y Medio Ambiente, a repartir entre ellas según los asuntos que se traten en cada caso. Los consejeros autonómicos podrán tomar la palabra en Bruselas en nombre de todo el Estado, pero el Gobierno tendrá la última palabra.

QUEJAS NACIONALISTAS El segundo acuerdo fue que los dos funcionarios que representen a las autonomías sean el andaluz Manuel García Guirado y la gallega Sagrario Pérez Castellanos. Sevilla aclaró que las autonomías bilingües no tendrán portavoz propio. Artur Mas y Josep Antoni Duran trasladarán hoy sus quejas al ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos.