El portavoz de ERC se empleó a fondo en el interrogatorio de Aznar, al que pidió que no atacara a su grupo por la decisión de ETA de no atentar en Cataluña. Dejó al descubierto la falta de coordinación policial.