Madrid El etarra Iñaki Bilbao amenazó ayer a los miembros del tribunal que le juzgaban por haber amenazado el 17 de marzo del 2003 al juez Baltasar Garzón en su despacho tras tomarle declaración. El terrorista provocó su expulsión de la sala, pero antes sacó la mano del bolsillo e imitó con el dedo pulgar e índice la imagen de una pistola (foto) con la que apuntó a los jueces y a la fiscal. Ése fue el mismo gesto que hizo a Garzón. El juez declaró como testigo en la vista. La fiscal pidió que se abra otro proceso a Bilbao por amenazas.