El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, dio ayer una lección de elegancia al opinar sobre la posibilidad de que su "amigo" José Bono fuera su contrincante en el 2007. El edil del PP calificó al exministro como "el mejor candidato que puede presentar el PSOE a la alcaldía de Madrid". En las antípodas de otros miembros del PP, Gallardón habló de Bono como "un gran político" y consideró que, de haber sido el candidato, "habría habido un debate interesante en Madrid". Ante la confirmación de que rechazaba la oferta, recomendó al PSOE debatir sobre proyectos y dejar de hacerlo sobre personas, porque "empobrece la democracia".