El camino hacia la pacificación se va despejando. José Luis Rodríguez Zapatero desveló ayer que el proceso sigue su curso "en tiempo y forma razonable", y negó que haya atravesado una situación de "bloqueo", aunque evitó dar detalle alguno sobre si se han producido ya contactos entre el Gobierno y ETA. "Es imprescindible que los contactos sean secretos para que esto pueda funcionar", zanjó el presidente. Uno de los indicadores positivos será la legalización de Batasuna a través de la asunción de la ley de partidos, lo que a juicio del jefe del Gobierno ocurrirá antes de las elecciones municipales de mayo del próximo 2007. La nueva marca electoral aberzale legal no sufrirá persecución de la justicia, vaticinó Zapatero.

Sobre Batasuna pesa una doble vía de ilegalización: la que dictó el Supremo en aplicación de la ley de partidos y otra previa y penal, promovida por Baltasar Garzón y prorrogada por Fernando Grande-Marlaska, que impide las actividades de la formación aberzale hasta enero del año 2008. El temor de que la legalización administrativa no paralice la vía penal ha sido el impedimento primordial que ha frenado a la formación aberzale para comenzar los pasos necesarios hacia su legalización.

SIN CONTRADICCIONES El debate surgió en el entorno aberzale a principios del verano y dio al traste con el intento de la cúpula de Batasuna de convencer a sus bases de asumir la ley de partidos, es decir, de renunciar a la violencia como método para lograr fines políticos.

Zapatero lanzó ayer un mensaje tranquilizador a la formación de Arnaldo Otegi al asegurar que "el ordenamiento jurídico no puede llegar a una contradicción insalvable", y vaticinó que una "formación política nueva, con nuevos estatutos y legal" no puede "verse afectada por consecuencias anteriores". El presidente no detalló el procedimiento que llevaría a los jueces a frenar las actuaciones penales heredadas de la situación de ilegalidad, pero aseguró que "hay mecanismos en la justicia para evitar esa contradicción". Respecto a la participación de Batasuna en una eventual mesa de partidos, el presidente descartó que pueda producirse antes de que sea un partido legal.

INFORMACIÓN SI HAY AVANCES A pesar del mensaje tranquilizador a los miembros de la ilegalizada Batasuna, el presidente del Gobierno consideró "absolutamente conveniente" que la kale borroka desaparezca para propiciar la legalización. Los episodios de violencia callejera son "netamente perjudiciales" para el avance del proceso de paz y "deben desaparecer definitiva y totalmente", sentenció.