José Luis Rodríguez Zapatero expresó ayer el "compromiso de hierro" del Gobierno con el pueblo judío y aseguró que España siempre abanderará la lucha contra el antisemitismo, por tratarse, dijo, de un "ataque a los derechos humanos". El presidente del Gobierno transmitió este mensaje a dirigentes del judaísmo europeo en un acto celebrado en la Moncloa con motivo del Día del Holocausto. La jornada se vio empañada por la decisión del Ayuntamiento madrileño de Ciempozuelos, con alcaldesa del PSOE, de contraprogramar los actos oficiales con unas jornadas de "conmemoración del genocidio palestino", lo que desató duras protestas de la Federación de Comunidades Judías de España y de la embajada de Israel.

La polémica obligó a intervenir al ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, que ayer recibió precisamente junto a Zapatero al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbás, alias Abú Mazen. Moratinos consiguió que el Consistorio de Ciempozuelos redefina sus actos de conmemoración de las matanzas de judíos a manos del régimen nazi, que se prolongarán hasta hoy, y los consagre de modo genérico a los "crímenes contra la humanidad", sin alusiones al caso palestino.

En declaraciones a este diario, el embajador israelí, Víctor Harel, lo consideró un mero "cambio de envoltorio", pero condicionó su juicio definitivo hasta ver cómo se desarrolla la jornada de hoy. La página web del Ayuntamiento de Ciempozuelos modificó a última hora de la tarde el nombre de la convocatoria, pero aún mantiene como acto central para hoy un concierto de "música árabe" a cargo de la Escuela Municipal de Música.

ACTITUD "OBSCENA" Los acontecimientos se precipitaron después de que Harel, en una carta de protesta dirigida a la alcaldesa Susana León con copia a los ministros de Exteriores y Justicia y al PSOE, tachara de "vil" y "obscena" la actitud del ayuntamiento. A su vez, el presidente de las comunidades judías españolas, Jacobo Israel Garzón, criticó la "distorsión" del Día del Holocausto por un "genocidio palestino que no existe".

En la Moncloa, el presidente del Congreso Judío Europeo, Pierre Besnaiou, agradeció a Zapatero su "compromiso contra el antisemitismo", y le pidió que España, "a través de Europa", juegue un papel más activo en Oriente Próximo. El Día del Holocausto contó también ayer con una ceremonia en el Congreso de los Diputados.