Quedan cuatro días para que se celebre el primer debate electoral entre José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy. Los socialistas y los populares son conscientes de la relevancia que puede tener, para inclinar la balanza de uno u otro lado, ese cara a cara en televisión. Por eso los que serán sus protagonistas intentan no desperdiciar ni un solo segundo y preparan ya tan importante cita: ayer, Mariano Rajoy aprovechó sus últimos mítines de precampaña en Menorca y Mallorca para buscar el ataque directo a la credibilidad de su adversario.

El candidato conservador presentó a Zapatero como el artífice de una "gran mentira" dirigida a los españoles con el objetivo de "sacar del mapa" al Partido Popular y esconder la negociación que mantenía con la organización terrorista ETA. "Lo que hicieron el presidente y el ministro del Interior tras los atentados de la T-4 seguir hablando con la banda, es un gran engaño al pueblo español", sentenció, para, poco después, volver a garantizar que él no negociará con una organización terrorista.

HABLAR DE TÚ A TÚ A ZAPATERO En vísperas de ese debate, el líder de los populares ha pasado de mencionar al presidente utilizando el usted a hablarle de tú a tú. Parece querer trasladar al lenguaje esa cercanía entre ambos que vaticinan las encuestas y, de paso, hacer llegar al jefe de los socialistas algún mensaje que otro: "Señor Rodríguez Zapatero, le echas leña al fuego y estás mucho mejor cuando pones cara de víctima que cuando intentas pedir tensión y crispación".

Y es que, según su opinión, el presidente del Gobierno es incluso responsable del boicot que grupos radicales han llevado a cabo contra, entre otros, la candidata de UPD, Rosa Díez.

Además, preguntó al PSOE si apoya la sugerencia del dirigente de ERC y responsable del Interior del Ejecutivo de Mallorca, Joan Lladó, que propone que el Parlamento balear tome una decisión similar a la declaración de independencia de Kosovo.

También afeó al ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, la huelga de funcionarios y se burló de los "manifestantes" que, según manifestó, José Blanco, secretario de organización del PSOE, le envía a la sede del Partido Popular.