El candidato del PP al Senado por Castellón, Manuel Altava, afirmó ayer que "el Plan Hidrológico Nacional no es una ley contra nadie" ya que, según aseguró, "contempla el compromiso de la realización de obras históricas en Aragón, que actualmente se beneficia muy poco del agua por falta, precisamente, de infraestructuras".

Manuel Altava comentó que "nadie pretende quitar el agua a nadie, pero se deben paliar los déficits hídricos de las cuencas necesitadas de agua, respetando el medio ambiente". En este sentido, el candidato al Senado explicó algunos de los motivos por los que "sí interesa" a todos los ciudadanos del país el Plan Hidrológico Nacional, "especialmente" para las provincias de Barcelona, Castellón, Valencia, Alicante, Murcia y Almería.

Según explicó el candidato del PP, el PHN fue aprobado, antes de someterse a la consideración de las Cortes Generales, por el Consejo Nacional del Agua con el apoyo de todas las asociaciones de consumidores y usuarios y de todas las comunidades de regantes de toda España, incluidas Castilla-La Mancha y Andalucía. Durante su trámite parlamentario contó con el apoyo del Grupo Parlamentario Popular y de los Grupos de CIU y de Coalición Canaria --203 votos de los 350-- en su trámite en el Congreso de los Diputados. Para Altava "esta ley se basaba de forma fundamental en el cumplimiento del Pacto del Agua aprobado por las Cortes de Aragón y de los Planes de Cuenca". Por otro lado, comentó que el Pacto del Agua "establecía la ejecución de las obras hidráulicas en todo el territorio aragonés, antes de proceder a cualquier otra actuación, así como la posibilidad de transferencias de aguas".