La lluvia de última hora fastidió la ostentación patriótica que el Ayuntamiento de Cádiz, gobernado por el PP, pretendía hacer izando una macrobandera española de 73 metros cuadrados. Solventado el contratiempo, la enseña lucirá de forma permanente para recordar que esta ciudad andaluza fue la cuna de la primera Carta Magna, conocida popularmente como la Pepa.

La bandera, que mide la mitad de la existente en la madrileña plaza de Colón y con el lema Cádiz Ciudad Constitucional, debía estar luciendo desde el 19 de marzo, día en que se cumple el 196 aniversario de la proclamación de la norma, a 22 metros de altura en una de las isletas reguladoras del tráfico de la plaza de Sevilla, cerca de edificios oficiales como la Diputación o el consistorio. Pero la lluvia hizo que la tela de poliéster se empapase y duplicase sus 17 kilos de peso, por lo que acabó rasgándose al izarla. Los gaditanos deberán esperar 10 días para verla ondear.

La iniciativa ha partido del equipo de gobierno que lidera desde hace 13 años la popular Teófila Martínez, la alcaldesa más votada en las municipales del 2003 y el 2007. Es uno de los actos previstos en la denominada Semana Constitucional.