La designación de Juan José Ibarretxe como candidato del PNV a lendakari ha zanjado todas las especulaciones sobre si sería oportuno un relevo que permitiera abrir un nuevo ciclo, sobre todo tras evidenciarse el fracaso de la consulta del 25 de octubre. El presidente del partido, Iñigo Urkullu, fue quien abogó el domingo por preservar la unidad interna y acallar las voces que cuestionaban su liderazgo.

De esta forma, el PNV se sitúa detrás de Ibarretxe. El presidente del PNV en Vizcaya, Andoni Ortuzar, desveló ayer que la designación se produjo el pasado lunes en la reunión de la ejecutiva del partido, y que "nunca ha estado en el aire". Sus actuales socios en Vitoria, Ezker Batua y Eusko Alkartasuna, no dudaron en considerar "muy positiva" la noticia, y admitieron que facilita que se repita la actual coalición.

Las críticas llegaron desde el resto de partidos. Para la izquierda aberzale, Ibarretxe es el candidato "de la falsa confrontación con Madrid", y le acusaron de "manipular a la sociedad vasca" para ganar votos. El PSE aseguró que "representa el pasado" y el PP subrayó que el PNV mantiene su apuesta por "el referendo y la autodeterminación".

El lendakari fue ingresado el domingo por una infección dental. Su estado es bueno y estará ingresado "un par de días", dijo el consejero de Sanidad, Gabriel Inclán. El Hospital de Cruces, en Bilbao, indicó que el ingreso se debió a un "proceso agudo circunscrito de origen odontológico, de pronóstico leve".