El presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, y su esposa, Ana Rodríguez, han decidido anunciar su separación de mutuo acuerdo y de manera amistosa, según ha informado a Europa Press el propio José Bono.

Las dos partes han pedido respeto a su intimidad y a la de sus hijos y han explicado que mañana tienen previsto presentar en Toledo el escrito por el que se separan de mutuo acuerdo.

CATÓLICO PRACTICANTE

El anuncio de José Bono, presidente del Congreso de los Diputados, y su esposa ha causado sorpresa dada su condición de católico practicante. El político socialista, sin embargo, ha manifestado en diversas ocasiones sus discrepancias «en la Iglesia, no de la Iglesia».

Bono arremetió, por ejemplo, contra el Vaticano por su forma de encarar los escándalos de abusos sexuales de clérigos a menores. "La jerarquía está actuando torpemente al no decir con claridad que un grano no hace granero y que no se puede generalizar», manifestó al respecto en una entrevista en TVE en abril.

El presidente del Congreso reiteró su convicción de que «en esta Iglesia se puede, manteniendo la fe, no estar de acuerdo en todo» y también pidió más democracia entre el clero -«no está dicho en ningún sitio que a los obispos no les pueda elegir la comunidad católica»-, más participación de las mujeres -«la Iglesia no puede excluir a la mitad de la humanidad de los puestos directivos»-, y el fin del celibato obligatorio.

ESTÁ "CÓMODO EN EL PSOE Y EN LA IGLESIA"

José Bono ha manifestado este lunes que, a su juicio, "en muchos ámbitos o se es de derechas o parece que no se puede ser un buen cristiano" y advierte de que él no estaría de acuerdo con que se definiera España como un estado "pluriconfesional".

En la conferencia El pluralismo en la Iglesia Católica, pronunciada hoy en el marco de los Cursos de Verano de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), Bono ha expresado que, desde su punto de vista, no se puede "pensar que los progresos deben estar al margen de la religión" y ha criticado que "en muchos ámbitos o se es de derechas o parece que no se puede ser un buen cristiano".

COMPATIBILIDAD DE IDEAS Y CREENCIAS

En este sentido, ha insistido en que "hay muchos millones de españoles que son cristianos y votan al PSOE" y ha argumentado que "hoy hay demasiada gente dispuesta a predicar que es imposible ser cristiano y socialista". "Aunque yo haya tendido reproches públicos, me encuentro cómodo en el PSOE y en la Iglesia", ha confesado, y ha dicho que "a veces" le ha sido complicado "hacer compatible" sus ideas con sus creencias, "al menos con la claridad suficiente como para no vivir con prejuicios".

"Yo no estoy de acuerdo con que el Estado se definiera como pluriconfesional porque debe seguir siendo aconfesional", ha aclarado Bono, quien ha opinado que "siendo lo religioso un elemento importante, el Estado debe facilitar la dimensión religiosa a las personas" y ha enfatizado que hay que "respetar" la historia, "reconocer la verdad", ya que España es "un país cuya historia lleva implícita el ingrediente religioso".

NO SE SIENTE "CONSERVADOR"

"La Iglesia Católica presta unos servicios a la comunidad que no pueden despreciarse y sería una mezquindad que el Estado aconfesional no reconozca los servicios que prestan muchos religiosos", ha añadido.

Bono ha declarado que "sería provocador" decir que se siente "conservador" porque no lo es. "Pertenezco a una generación que padeció la dictadura y eso me hace ser conservador de los cambios vividos porque, modestamente, he contribuido a que se produjeran".

El presidente del Congreso ha aclarado que le interesa "bastante poco una Iglesia entendida como propaganda o como estructura de poder" y ha opinado que "tanto en la Iglesia como en el PSOE, cuyas insignias son la tolerancia y la transigencia, hubo momentos en los que pudieron haber sido más tolerantes y transigentes de lo que fueron".