DOS GUARDIAS CIVILES

Los familiares de los guardias civiles Diego Salvá y Carlos Sáenz de Tejada, las dos últimas víctimas mortales de ETA en un atentado, celebraron ayer en la catedral de Palma un funeral en recuerdo de los dos agentes, fallecidos el 30 de julio del 2009. Al acto también asistieron Francesc Antich, presidente del Gobierno balear, y Leire Pajín, secretaria de organización del PSOE.

HITO SIN CONTINUIDAD

El atentado supuso un hito para la banda terrorista, por la enorme dificultad logística de preparar y ejecutar un golpe así en una isla, pero, a partir de él, la organización sumó fracaso tras fracaso, hasta completar ahora un año sin haber sido capaz de repetir una acción ni siquiera menor que aquella.